5 RAZONES PARA USAR LAS VELAS DE CERA DE ABEJA

¿Por qué elegir velas de cera de abeja?

Darle un toque hogareño a tu hogar y a la vez proporcionar un entorno digno libre de toxinas, podría ser una de las razones por la que la gente escoge las velas de cera de abeja.

Las velas pueden crear un ambiente cálido y sensual en tu hogar, pero hay que tener cuidado con qué tipo de vela se usa, ya que algunos modelos pueden ser dañinos para nuestra salud y liberar componentes poco deseados.

Por ese motivo elegir velas hechas con cera de abeja se convierten en la mejor opción, ya que la cera de abeja es un producto natural secretado en forma líquida por glándulas de cera encontradas en el abdomen de las abejas obreras más jóvenes. La cera de abeja tiene un punto de fusión alto, lo que le confiere buenas propiedades para la combustión (2-5 veces mayor comparado con la parafina), purifica el aire, respeta el medio ambiente y a la vez crea poco goteo, proporcionando seguridad al manejarlas.

 

Los cinco beneficios de las velas de cera de abeja

· Natural, sin productos químicos añadidos como la parafina. Algunos tipos de velas producen compuestos químicos que se han visto relacionadas con el cáncer. ¿Quién no prefiere un ambiente libre de químicos?

· Olor, las velas de cera de abeja neutralizan los olores y el moho en la atmósfera y a su vez, pueden mejorar los síntomas de la alergia, mejorando la respiración en el ambiente.

· Estrés, encender una vela y apagar una luz artificial puede proporcionarte paz y relajación e inducirte a meditar, creando un espacio cálido.

· Seguridad, si las velas de cera de abeja se usan correctamente pueden evitar el goteo, por tanto, evita el riesgo de quemaduras y otras lesiones por la combustión incorrecta, en comparación con otros tipos de velas.

          · Luz, ayudan a minimizar la tensión ocular y reducir los dolores de cabeza cuando se usan como fuente de luz. Proporcionan más luz pura y mayor duración, ya que el tiempo de combustión es menor.

 

¿Comprarlas o hacerlas en casa?

Existen diferentes opciones, puedes comprarla en nuestra tienda online o puedes fabricarlas tu mismo en casa.

Si decides comprarlas puedes elegir entre las velas de cera de abeja finitas y pequeñas o las más grandes y anchas, dependerá de las horas que desees tenerlas encendidas, o incluso con formas de casita o colmena.

Para hacerlas en casa te aconsejamos seguir el siguiente ejemplo:

· Lista de materiales para preparar tu vela de cera de abeja:

· Caldereta

· Mecha

· Aceites esenciales como lavanda, limón o menta

· Espátula

· Un par de palillos tipo palillos chinos

· Un paquete de cera de abeja o láminas de cera de abeja. Los tipos de cera que puedes utilizar son la parafina, de soja y cera de abeja. Recuerda que la más natural es la última opción, la parafina tiene potencial toxico

· Un bote de cristal o un recipiente donde desees añadir tu vela

·Un termómetro

· Paso 1: Medir la cantidad de cera

Lo primero que debes hacer antes de comenzar con el proceso de fabricación de tu propia vela de cera de abeja es coloca periódicos o papel alrededor de la zona de trabajo. Deja cerca tus instrumentos de trabajo como el termómetro, espátula, etc. Las gotas de cera pueden llegar a cualquier sitio, por lo que es mejor mantener la zona limpia y aseada.

· Paso 2: Derretir la cera

Usa tu caldereta para derretir la cera. Pon 300g de cera de abeja en la caldereta junto con una buena cantidad de agua. Puede ser muy divertido ver como se derrite. Usando la espátula, remueve y rompe los trozos más grandes. Más o menos tardará unos 10-15 minutos. Mide la temperatura, lo ideal es que esté entre 160 a 170 grados, si supera esta temperatura apártalo del fuego.

· Paso 3: Añadir aceites esenciales

Vierte unas gotas de aceite esencial. Si no estás del todo seguro cuanta cantidad debes poner, prueba a añadir 28g de fragancia por 450g de cera. Remueve. Este paso es opcional, pero obtendrás un encantador aroma a tu fragancia favorita.

· Paso 4: Adjuntar la mecha

Se aconseja colocar la mecha al fondo del molde o recipiente (por ejemplo, un tarro de cristal que se haya limpiado bien previamente) antes de verter la cera.

· Paso 5: Verter la cera

Deja enfriar la cera unos 5 minutos antes de verterla en el recipiente, espera a que la cera de abeja alcance alrededor de 130-140 grados. Recuerda verterla con cuidado en el recipiente, sin prisa. Mantén una ligera sujeción de la mecha pero sin tirar de ella, deja una pequeña cantidad de cera en la caldereta para rematar la vela más tarde.

· Paso 6: Asegurar la mecha

Coloca dos palillos en la parte superior del recipiente, haciendo como un sándwich con la mecha. Esto te ayudará a que la mecha no se balancee o se desprenda al interior del recipiente. Hay que asegurarse que mientras la cera endurece la mecha esta recta y centrada, ya que una mecha descentrada significará que no se quemará correctamente. Deja que la cera se asienta durante 4 horas a temperatura ambiente.

· Paso 7: Rematar la cera

Mientras la cera se va estableciendo es posible que se forme como un sumidero en el medio. La cera puede tardar mucho tiempo en cuajar, por lo tanto, es posible que se tenga que volver a rellenar con el resto de cera que dejaste en la caldereta. Vuelve a calentar la cera restante de la caldereta y sigue el mismo procedimiento, pero esta vez, no viertas demasiada, solo lo justo para rellenar, porque se puede terminar con otro agujero en la vela terminada. Deja endurecer de nuevo lo que se añadió anteriormente.

· Paso 8: Cortar la mecha

La mecha de la vela de cera de abeja debe tener al menos 1,30cm de largo. Una mecha demasiado larga puede arder demasiado. Una manera de saberlo es observar la llamar una vez esté encendida, si la llama mide más o menos 2,5 cm y parpadea mucho significa que es demasiado larga.

Añadir un comentario

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos requeridos están marcados