7 CONSEJOS PARA REFORZAR LA MEMORIA

Ahora que volvemos de las vacaciones y necesitamos poner la máxima dedicación y concentración en nuestra rutina diaria, te proponemos una serie de consejos que te resultarán útiles e interesantes para reforzar la memoria día a día y ayudar a que tu cerebro esté a tope de energía durante toda la semana.

Comer Bien

Los alimentos que consumimos cada día, juegan un papel muy importante en nuestra memoria. Los vegetales frescos y las grasas saludables son esenciales, así como evitar el consumo de azúcar blanco y carbohidratos refinados.  Optar por cereales integrales y azúcares naturales es más recomendable. Para reforzar la memoria, podemos incluir en nuestra dieta alimentos como el apio, el brócoli, la coliflor, la miel, las nueces o el aceite de coco, ya que poseen antioxidantes y otros compuestos que protegen nuestra salud cerebral y además estimulan la formación de nuevas células cerebrales.

También es importante aumentar el consumo de ácidos grasos omega-3 de origen animal y reducir el consumo de grasas omega-6 que proceden de aceites vegetales procesados (en frituras, por ejemplo); de esta forma se equilibraría la proporción idónea entre las grasas omega-3 y omega-6.

Bebe con moderación

Para reforzar la memoria, también es muy importante tener presente la ingesta de alcohol. Cada vez son más los estudios que confirman que el consumo recurrente de alcohol tiene efectos negativos a nivel cerebral. Y cuando este consumo es excesivo debido al alcoholismo, se pueden ocasionar deterioros irreversibles en nuestro cerebro.  La ingesta del alcohol puede llegar a producir pequeños deterioros en el hipocampo (que es el centro de nuestra memoria y capaz de producir nuevas células cerebrales). Esto, se manifiesta a través de lapsos en la memoria, los cuales se pueden dar perfectamente unas horas después de haber ingerido ciertas cantidades de alcohol. De todas formas, los efectos derivados del consumo de alcohol no son siempre los mismo, ya que existen diferencias dependiendo de factores como: la edad, el peso, el sexo, frecuencia de consumo, antecedentes genéticos, exposición prenatal al alcohol o el estado de salud general en el que se encuentra la persona.

Ayúdate con suplementos

Ayudarnos con suplementos para reforzar la memoria también puede ser un aporte positivo a la vez que sencillo y práctico. Muchas veces tenemos la sensación de fatiga o baja energía, y esto puede deberse a que nuestro cerebro no recibe la suficiente cantidad de vitaminas y minerales, o que nuestro organismo tiene dificultades para asimilarlos. Por ello, no está de más incluir algún tipo de suplementos para complementar nuestra alimentación.

Algunos de los suplementos más conocidos para reforzar la memoria son el aceite de Krill o el aceite de de pescado (ácidos grasos omega-3); vitaminas del grupo B como el ácido fólico o vitamina B9, B6 y b12, y el extracto de las hojas secas del árbol del ginkgo biloba. También se ha demostrado que el aumento de magnesio en el cerebro optimiza la capacidad de aprendizaje y la memoria.

Además, en Mel i Salut, podrás encontrar Memorplus, un suplemento diseñado especialmente para evitar posibles carencias nutricionales en épocas en las que las necesidades de nutrientes aumentan, por ejemplo, durante épocas de estrés, tanto mentales como físicas. La Fosfatidilserina y la Colina se encuentran en las células cerebrales, pero su concentración disminuye con la edad. La suplementación con fosfatidilserina al cabo de unas pocas semanas, está relacionada con una mejoría significativa en la memoria. Puede ayudar a personas de edad avanzada que sufren pérdida de memoria. El Inositol ha demostrado reducir notablemente la depresión y la apatía, así como aumentar la receptividad. La Taurina es un aminoácido que sirve como neurotransmisor (un mensajero químico para el sistema nervioso), un regulador de la sal y del equilibrio del agua dentro de las células y un estabilizador de las membranas celulares.

La meditación un gran aliado

Practicar meditación con asiduidad, es una tarea que puede ayudarnos en gran medida a reforzar nuestra memoria. En general, meditar nos ayuda a mejorar la comprensión lectora, la capacidad de la memoria en el trabajo y la concentración.

Con la meditación podemos apartarnos de las distracciones y enfocar nuestra atención en lo que realmente queremos y necesitamos. Además, hace que el cerebro funciona de forma diferente en muchos sentidos. Por ejemplo, se dan cambios a nivel de neurotransmisores; se produce menos glutamato, un elemento que favorece la excitación nerviosa. También se ha comprobado que existe mayor conectividad neuronal. Con un tiempo de meditación diaria de entre 15 y 30 minutos al día, notaremos beneficios en nuestra memoria y también a nivel de estrés y depresión.

Cultiva tu interés

Reforzar la memoria también está muy ligado a estimular continuamente nuestro cerebro, bien con nueva información o con actividades que estimulen nuestro interés. Si no desafiamos constantemente a nuestro cerebro con información nueva, éste comienza a deteriorarse con el tiempo, pero dándole al cerebro el estímulo adecuado, se puede contrarrestar o paliar esta degeneración.

Querer saber más cosas, estar mejor y más informados o participar en actividades útiles y significativas para nosotros, estimula el sistema neurológico. Al mismo tiempo, se contrarrestan los efectos de las enfermedades relacionadas con el estrés, se reduce el riesgo de demencia y mejoramos nuestra salud y bienestar. Esto llevado a la práctica, sería el hecho de implicarse en una tarea de manera seria y que despierte nuestra curiosidad; que este hecho sea importante para nosotros o que tenga un significado o interés particular.  La clave es encontrar una actividad que sea mentalmente estimulante para uno mismo, que precise de nuestra atención concreta y nos aporte gran satisfacción. Pueden ser las manualidades, aprender a cocinar, preparar cosmética casera, escribir, la fotografía, el baile, o muchas otras.

Practica ejercicio

El ejercicio ayuda a que nuestro cerebro trabaje de una manera óptima, ya que con ello se estimulan las células nerviosas y se multiplican, reforzando sus interconexiones y protegiéndolas del daño oxidativo. Mientras se practica ejercicio, las células nerviosas liberan sustancias químicas que promueven la salud neuronal y mejoran las funciones cognitivas, entre ellas el aprendizaje.

Varios estudios han determinado que las personas que hacen ejercicio de forma regular, tiene un crecimiento del centro de memoria, 1 o 2% al año, cuando lo habitual es que el centro se deteriore cada año. Para conseguir el máximo beneficio en reforzar la memoria gracias al ejercicio, se recomiendan programas completos que incluyan ejercicios de alta intensidad, estiramiento, fortalecimiento y trabajo muscular.

Relájate y descansa

El sueño nocturno nos ayuda a reforzar la memoria y a mejorar en la realización de tareas difíciles. De hecho, una noche de sueño de entre 4 y 6 horas puede afectar a nuestra habilidad de pensar con claridad al día siguiente.

Las conexiones neuronales también se fortalecen mientras dormimos, lo que está directamente relacionado con la fijación del aprendizaje y la memoria. En adultos se recomienda un descanso nocturno entre 7 y 8 horas, pero se ha comprobado que las siestas a medio día ayudan a aumentar la capacidad intelectual. La influencia del descanso y el sueño para reforzar la memoria, se aplica tanto en adultos como en bebés.

Añadir un comentario

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos requeridos están marcados