COMO TOMAR PRODUCTOS PARA ADELGAZAR

La dieta

Alimentarse correctamente es una preocupación cada día más extendida en todos los países europeos. No solo es un tema que preocupe a los estudiosos, a los científicos y a los medios de comunicación, sino que muchas otras personas demuestran a diario su interés en seguir una alimentación equilibrada como un medio, el más sencillo, de alcanzar y disfrutar del bienestar personal.

La dieta equilibrada es una manera de alimentarse que aporta alimentos variados en cantidades adaptadas a nuestros requerimientos y condiciones personales. Llevar una alimentación equilibrada no es ingerir mucha comida, ya que es tan importante la cantidad como la calidad de la misma. Es importante pensar que no se puede disfrutar de una vida saludable comiendo unos pocos alimentos. La variación es lo idóneo desde el punto de vista del bienestar, permitiéndonos esto disfrutar, además, de la riqueza de los distintos sabores, olores y aromas. De hecho, comer y beber, forma parte de la alegría de vivir y, desde luego, la gastronomía no está reñida con las recomendaciones dietéticas ni con una alimentación saludable.

El agua

Para ser consciente de la importancia que tiene el agua sobre la alimentación, debemos conocer algunos datos de interés que seguro pueden convencernos a la hora de elegir el consumo de agua en nuestra alimentación.

Se comenta que el cuerpo humano tiene un 70 % de agua y esta agua toma parte en la mayoría de las reacciones que se producen a cada momento en nuestro cuerpo. Los jugos gástricos que ayudan a hacer la digestión, las lágrimas cuando lloramos, la saliva cuando miramos el escaparate de una pastelería, la sangre que circula por nuestras venas… etc. Son muchas las funciones de nuestro cuerpo que necesitan irremediablemente hacerse con agua.

Desde el punto de vista nutricional, el agua no se suele tener en cuenta y es como si no contase en las dietas, pero últimamente los dietistas se están dando cuenta de la importancia de incluir el agua y de explicar a la gente las cantidades que deben tomar en función de los alimentos que ingieran. Por ejemplo, una dieta basada en azucares y carbohidratos necesita grandes cantidades de agua, por lo que de no tomar la cantidad adecuada podríamos sufrir un caso de deshidratación.

El agua ayuda a purificar el cuerpo limpiando las toxinas que se producen diariamente, además de mantener menos espesa la sangre y ayudar al corazón a bombearla mejor. También se cree que el sistema nervioso mejora con la ingestión de agua, ya que la deshidratación es una causa que favorece la aparición de enfermedades como la ansiedad, la fibromialgia, alzheimer… etc.
Es posible estimular el metabolismo para que queme más calorías y queme más grasa corporal tan solo añadiendo más agua a nuestra alimentación. También la piel se beneficia de una hidratación extra que la puede hacer lucir más joven o al menos tratar de retrasar el envejecimiento al máximo posible.

 

El ejercicio

Se estima que el ejercicio es uno de los elementos más necesarios e importantes para llevar un estilo de vida saludable, que se complementa además con el consumo de alimentos saludables y en la limitación del consumo de sustancias dañinas como el tabaco o las drogas. La importancia del ejercicio radica en el hecho de que es una de las mejores maneras de poner en movimiento al organismo, gastando las energías que se acumulan debido al consumo de productos grasos y estimulando el funcionamiento adecuado de todos sus órganos y tejidos. Además, por si fuera poco, se considera que el ejercicio no sólo contribuye a llevar una vida saludable a nivel físico, sino también a nivel emocional y mental por elevar los niveles de autoestima, de actitud positiva hacia la vida y de hacer que la persona se sienta con más energía en su rutina cotidiana.
El ejercicio es muy importante para que cualquier persona pueda llevar una vida sana y evitar diversos tipos de enfermedades, desde pequeñas gripes hasta serias complicaciones. El ejercicio supone justamente poner en movimiento todas las células que componen el organismo, reduciendo el colesterol considerado malo y subiendo el bueno, bajando los niveles de stress y aumentando la energía en términos generales.
Por otro lado, el ejercicio, si bien cualquiera debe hacer algún tipo de actividad física, es especialmente recomendado para aquellas personas que deben bajar de peso y limitar la formación de tejidos grasos en su organismo, tanto interna como externamente. Lo beneficioso del ejercicio es que hoy en día existe un sinfín de posibilidades mediante las cuales una persona puede realizar actividad física, ya sea en actividades individuales o grupales, rutinarias o recreativas, de concentración o de relajación, para diversas edades y para diversas capacidades o necesidades.

 

El Efecto rebote

El efecto rebote es el principal enemigo de las dietas, especialmente de aquellas que prometen bajar mucho peso en poco tiempo. Se basa en volver a recuperar los kilos que se habían perdido durante la dieta, pero con intereses, es decir, con más kilos de los que ya teníamos antes de empezar la dieta. Esto suele ocurrir en las dietas hipocalóricas, también conocidas como dietas milagro. Además, a largo plazo lo único que se consigue es aumentar el porcentaje de grasa corporal, por no hablar del hambre que se pasa. de ahí la importancia de elegir una buena dieta, seguirla estrictamente y seguir con unos hábitos de vida saludables para no recuperar los kilos perdidos durante el régimen.
El efecto rebote es muy común en personas que quieren adelgazar con una dieta rápida que les asegura perder muchos kilos en poco tiempo. Es normal que, tras hacer este tipo de dietas, se vuelva a recuperar el peso perdido rápidamente. Por ello, para adelgazar y mantenerte en línea, vamos a profundizar en qué es el efecto rebote y cómo evitarlo.

Al llevar a cabo una dieta baja en calorías, seguramente logres perder peso muy rápido, pero será básicamente por perder líquido y no por quemar grasa. Lo que sucede es que, al consumir pocas calorías, el metabolismo se enlentece y al cabo de un tiempo se acostumbra a subsistir con menos calorías de las que necesita. Luego, cuando dejas la dieta y pasas a comer el doble o más de las calorías a las que el organismo estaba acostumbrado, el metabolismo lento no puede quemar las calorías y las grasas comienzan a acumularse de manera rápida.

 

¿Porque elegir alimentos naturales?

Optar por productos naturales para ayudarnos a adelgazar es apostar por hábitos de vida que mejoran nuestro bienestar. Los alimentos y productos naturales son las herramientas con las que construir una vida más equilibrada.

El bienestar físico y mental arranca con la alimentación. consumir productos naturales es mucho mas que una opción alimenticia, es una filosofía de vida que redunda en múltiples beneficios para la salud individual y colectiva.

Al igual que en todos los ámbitos que se convierte en populares, el calificativo de natural no siempre implica que ese producto en cuestión lo sea al 100%. En el caso de alimentos una mínima presencia de aditivos o cualquier compuesto químico utilizado durante su proceso de fabricación impiden el uso de esta etiqueta. En consecuencia, no dejes de prestar atención a las obligadas descripciones nutricionales que contienen los envases.

Añadir un comentario

Debes estar conectado para publicar un comentario