COSAS QUE PODEMOS HACER CON LA CERA DE ABEJA

En anteriores posts hemos hablamos de lo que es la cera de abeja, una grasa secretada por las abejas que representa uno de los elementos más importantes de la colmena para producir miel, y utilizada para construir los panales donde las abejas guardan la miel, el polen y donde se crían las nuevas abejas. Pero la cera de abeja tiene múltiples utilidades a nivel humano. Hoy comentamos algunos de esos usos y cómo poder sacar provecho de ella en casa.

Pulir los muebles (Como hacerlo en casa)

Cada día son más los aficionados a la restauración que prefieren barnizar sus muebles de interior con cera de abejas natural, un tipo de producto que dota a la madera de gran protección y mejora su belleza. En esta sección hablaremos de cómo elaborar de forma artesanal cera de abeja para pulir muebles, mezclándola con cera carnauba en escamas y parafina.  Aunque existen diversas combinaciones y recetas, ésta suele ser la más común:

          · 100g de Cera de abejas virgen

          · 100g de parafina de alta fusión

          · 100g de cera de carnauba

          · 500ml de trementina al 80%

Podemos utilizar cera de abeja tanto en bloque como en láminas. También utilizaremos un recipiente de gran superficie lateral.

Primero pondremos el fuego a media potencia para que el agua hierva, pero sin mucha intensidad. A continuación, introduciremos la cera de abeja y seguidamente la cera carnauba en escamas. En cuanto la cera de abeja ya comienza a derretirse, añadiremos la parafina, que es lo que aporta la dureza al producto final. Si se busca una cera más cremosa, se puede reducir la cantidad de parafina hasta una quinta parte de la pesada en un principio. Normalmente en poco rato todo se funde, por lo que no necesita que se remueva. Finalmente, cuando la mezcla ya está homogénea, tras apartar el recipiente del fuego y después de unos minutos para que entibie, añadiremos la esencia de trementina.

Podemos diluir parte de la preparación con trementina o aguarrás para aplicar la primera capa sobre la madera virgen, con un pincel. Después de la aplicación, lo dejaremos secar durante 12 horas. Las posteriores capas de cera se pueden aplicar con un trapo, sin necesidad de diluir.

Velas de Cera de Abeja (Como hacerlo en casa)

Las velas de cera de abeja son una forma muy sencilla de hacer velas totalmente naturales. Este tipo de velas no dejan residuos y son muy beneficiosas para la salud. El aroma que desprenden las velas de cera de abeja nos ayuda en procesos catarrales, asma o alergias, de modo que facilitan la respiración. Además, son más duraderas que las velas convencionales y no generan tanta combustión. La forma más sencilla y rápida para preparar estas velas en casa es a partir de láminas de cera de abeja. A continuación, te explicamos cómo emplearlas. Lo que necesitaremos para prepararlas será lo siguiente:

          ·Cera de abejas virgen en láminas.

          · Cordón o mecha de algodón para velas.

          · Vaso de cristal, tijeras, cuchillo y un recipiente para calentar la cera.

Primero calentaremos la lámina de cera de abeja para poder manejarla. Podemos ponerla en un vaso y luego dentro del recipiente al baño maría, aunque también podemos utilizar directamente un secador para calentarla de forma sencilla y sin riesgo de quemarnos. Cuando la cera ya esté caliente (pero sin derretir), cortaremos la lámina con la forma que queramos que tenga la vela, y un trozo de cordón con algo más de longitud que la vela en su totalidad, para que luego tengamos suficiente mecha. A continuación, enrollaremos la mecha con la cera, poco a poco, y procuraremos que quede lo más apretado posible, hasta acabar toda la lámina de cera.  También es importante que se mantenga caliente la cera mientras la enrollamos (por ejemplo, con el secador a golpes de calor) y así prevenir posibles fracturas de la lámina. Para finalizar, presionaremos bien con los dedos para que quede sólida, compacta y tarde más en consumirse. Por último, cortaremos el trozo sobrante de la mecha que sale por la parte de la base. Con esto ya tendremos nuestra vela 100% natural para poder utilizar en casa, sin otro aroma que el propio de la cera de abeja.

Bálsamo labial de Cera de Abeja (Como hacerlo en casa)

Otro de los usos que tiene la cera de abeja es que la podemos usar para proteger los labios, en forma de bálsamo. Existes fórmulas variadas en cuanto a la composición, pero ahora explicaremos una que resulta bastante sencilla de preparar y con ingredientes fácilmente accesibles. Lo que necesitaremos es lo siguiente:

          · 15 gramos de perlas de cera de abeja, o cera de abeja molida.

          · 1 cucharada pequeña de miel (tamaño postre) o de aceite de almendras dulces.

          · 1 gota de aceite puro de vitamina E

          · 2 gotas de aceite esencial (las opciones más recomendables serían: lavanda, romero, rosa, jengibre, limón o lima, cacao, vainilla, mandarina, lima, árbol de té).

Primero, derretiremos la cera a temperatura baja al baño maría, o en un recipiente resistente al calor en el microondas a intervalos de 20 segundos. Es recomendable ir removiendo la mezcla hasta que se deshaga por completo.

A continuación, añadiremos la cucharadita de miel o aceite de almendras dulces al mismo tiempo que removemos, y dejaremos que la mezcla se enfríe durante unos minutos. Después añadiremos 1 gota de vitamina E y 1 o 2 gotas del aceite esencial que hayamos elegido, sin dejar de remover. Si vemos que el bálsamo está demasiado líquido, podemos añadir un poquito más de cera de abeja; o, por el contrario, añadir unas pocas gotas más de aceite de vitamina E si está demasiado sólido. Verteremos el bálsamo labial derretido en envases limpios y secos, y estos al mismo tiempo los colocaremos sobre un plato o fuente para evitar pérdidas de la mezcla.  Lo haremos con rapidez para que el bálsamo no se espese antes. Luego esperaremos hasta que la mezcla se enfríe completamente y taparemos los envases.

El bálsamo que hemos almacenado durará aproximadamente unos 3 meses en buenas condiciones, y si vemos que cambia su olor, color o consistencia, conviene desecharlo. Debemos recordar que no debemos exponer el bálsamo a la luz solar o a altas temperaturas.

Crema Humectante de Cera de abeja (Como hacerlo en casa)

Una crema hidratante no suele faltar dentro de la rutina del cuidado diario de la piel. En concreto, una crema facial compuesta a base de cera de abeja y aceite de oliva, que nos ayude a mejorar el aspecto de la piel, ya que la nutre en profundidad y la mantiene con un aspecto más saludable. Este tipo de crema está especialmente indicada en pieles sensibles o secas, ya que los ingredientes son antiinflamatorios y restauran la pérdida de aceites naturales de la piel.

Los ingredientes y utensilios que necesitaremos para elaborar esta crema son los siguientes:

          · 75gr de cera de abeja

          · 6 cucharadas o 95g de aceite de oliva virgen extra

          · 15g o 1 cucharada sopara de aceite de vitamina E

          · Un recipiente para calentar

          · Una cuchara de madera

Para prepararlo todo, empezaremos calentando la cera de abejas en un recipiente metálico (resistente al calor) al baño maría. En cuanto este derretida, añadiremos el aceite de oliva y removeremos toda la mezcla hasta conseguir un resultado homogéneo. A continuación, retiraremos el producto del fuego y dejaremos que repose entre 5 y 10 minutos. Después añadiremos una cucharada de vitamina E para que pueda conservarse por más tiempo. Para finalizar, verteremos todo el contenido en un frasco de cristal o plástico rígido y con tapa, y lo almacenamos en un lugar fresco y alejado de la luz solar.

Añadir un comentario

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos requeridos están marcados