HAZ JABONES CON CERA PURA DE ABEJA

Beneficios de la cera de abeja en nuestra piel

La cera de abeja, es un producto graso fabricado por las abejas para hacer sus colmenas… ¡Sí!  esos niditos hexagonales donde las abejas almacenan el polen y fabrican la miel.  Este producto, sirve para dar protección y mantener el panal en perfectas condiciones.

Pero… ¿cómo pueden unos insectos fabricar esta sustancia? La cera, es producida por las abejitas más jóvenes, las cuales tiene glándulas abdominales capaces de fabricar esta especie de grasa. Su producción necesita muchísimo esfuerzo, ya que, para producir 1 kg de cera, una abeja debe consumir de 4-12 kg de miel (y eso es un montón de energía, unas 16.000 kcal)

Al igual que el propóleo o la miel, esta sustancia se utiliza desde la antigüedad para elaborar muchos productos de cosmética, como lociones, jabones, cremas, etc. Resulta muy beneficiosa para la salud y la belleza de la piel, ayudando a que esta se mantenga joven, hidratada y luminosa.

¿Quieres saber cuáles son los múltiples beneficios que te puede otorgar la cera para el cuidado de tu piel? No dudes en seguir leyendo.

Estas son las 8 acciones que tiene la cera de abeja sobre la piel

          · Acción hidratante y nutritiva: La cera de abeja es una sustancia que tiene la capacidad de atrapar y retener agua. Esto crea una capa protectora sobre la piel que evita la deshidratación y sequedad, protegiéndola a la vez de daños externos.  Es por esto que la cera puede hidratar la piel y hacer que ésta luzca elástica y suave durante todo el día. A parte, la cera de abeja es uno de los productos más ricos en vitamina A, un nutriente necesario para la regeneración de la piel y las mucosas, con acción antioxidante y protectora.

          · Acción antioxidante: Con el paso de los años, los contaminantes ambientales y el sol, hacen que la piel se deteriore y pierda elasticidad. Los antioxidantes presentes en la cera de abeja hacen de ella un producto ideal para combatir el envejecimiento y las arrugas, manteniendo una textura firme y tersa, con el paso de los años.

          · Acción blanqueadora: La cera de abeja ayuda a unificar el tono de la dermis, reduciendo la coloración de aquellas zonas que tienden a oscurecerse con más facilidad. Además, aporta un extra de luminosidad y deja el cutis con una apariencia más radiante y joven.

          · Acción analgésica: El poder antiinflamatorio de la cera de abeja ayuda a calmar la piel dañada y sensible, aliviándola del enrojecimiento, la irritación y el escozor.

          · Acción desinfectante: Si no cuidamos la piel, se pueden acumular bacterias y toxinas que hacen que esta se estropea más fácilmente. Un buen remedio para evitarlo es utilizar productos antimicrobianos naturales como la cera de abeja, que evitan la proliferación de estas bacterias dañinas y le otorgan de una limpieza y una protección excelentes.

          · Acción cicatrizante: Como hemos comentado, la acción regeneradora de la cera de abeja debido a sus nutrientes hace que sea un producto ideal para acelerar la curación de heridas y reducir la visibilidad de las marcas que han dejado las heridas pasadas. Esto, añadido a su acción hidratante, hace que sea un remedio natural para eliminar las estrías.

Si te ha gustado lo que has leído y estás pensando en hacer algún jabón con cera de abeja, y no sabes cómo… aquí mismo te damos la solución.

¿Qué necesito para hacer mi jabón de cera casero?

Hay muchas recetas para hacer jabón casero con cera pura de abeja, pero sin lugar a dudas, la más fácil y práctica es esta. Solo necesitas

          · Ingredientes:

· 300g de aceite de coco 

· 400g de aceite de oliva virgen

· 70g de cera de abeja

· 3 cucharadas de miel cruda (*)

· 270ml de agua destilada

· 105g de sosa cáustica

· 2-3 gotas de esencia aromática de miel (opcional)

(*) Es importante que la miel que utilices sea cruda.

          · Utensilios:

· Un molde (el tamaño dependerá del gusto de cada uno)

· Unos guantes

· Una mascarilla

· Unas gafas de protección

· Una olla

· Un cubo de plástico

· Una cuchara

¡Todo listo! Ahora solo tienes que ponerte manos a la obra.

¿Cómo hago mi jabón de cera de abeja casero?

Para empezar, hay que tener en cuenta que tienes que trabajar en un lugar con buena ventilación y unas medidas de seguridad apropiadas. Ponte gafas, guantes y mascarilla de protección. Y si piensas… ¡Qué exagerada, pero si solo vamos a hacer jabón no un experimento químico!… Querida amiga, la vida es pura química, sigue leyendo y verás.

          · Elaboración:

· Primero de todo, tienes que mezclar en un recipiente la sosa cáustica con el agua y remover. La sosa es una sustancia exotérmica, es decir, desprende calor. Verás como la temperatura del recipiente aumenta hasta 80 grados. Cuando veas que la sosa se haya disuelto, deja reposar la mezcla hasta que baje su temperatura a 50 grados.

· A continuación, pon a calentar en una olla la cera de abeja y el aceite de coco, y espera a que estos ingredientes se deshagan.  Seguidamente, apaga el fuego e incorpora el aceite de oliva. Remueve la mezcla hasta que todos los ingredientes se integren y deja enfriar.

· Añade la mezcla con la sosa cáustica y el agua. Con la ayuda de una batidora, sigue removiendo a velocidad suave todos los ingredientes para que se integren de forma homogénea.

· Cuando la mezcla adquiera una consistencia tipo puré, es el momento de incorporar la miel natural. Una vez añadida, sigue batiendo para que se integre en la mezcla.

· Si lo deseas, puedes añadir unas gotas de esencia de aceite esencial para aromatizar el jabón. Nosotros te aconsejamos que sea de miel, pero puede ser de rosa mosqueta o de romero.

· Finalmente, vierte la mezcla en un molde y aísla de la superficie. Tras 24 h verás como el jabón ha endurecido un poco y lo puedes desmoldar. ¡Es el momento ideal para cortar las pastillas a tu gusto y medida! (Si lo dejas más tiempo se pondrá muy muy duro y al cortarlo se podría romper. Aprovecha ahora que es fácil de manipular)

· Una vez cortado, deja los jabones en un lugar fresco y ventilado durante unos 15 a 30 días para que el jabón de miel acabe de endurecer. Pasado este tiempo, ya puedes disfrutar de una ducha con este jabón de cera de abeja casero y nutrir tu piel con todas sus propiedades.

Añadir un comentario

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos requeridos están marcados