LA MIEL DE ACACIA

La miel se ha utilizado por los seres humanos desde tiempos muy remotos, existen referencias a ella en numerosos escritos antiguos. Se la considera un alimento concentrado de gran poder energético, elaborado por las abejas domésticas a partir del néctar de las flores o de secreciones dulces de distintos vegetales. Nos proporciona energía y vitalidad, y es de gran valor nutritivo por su contenido en glúcidos, vitaminas, proteínas, minerales, etc. Gracias a las abejas obreras, que son las que realizan la labor, la sacarosa presente en el néctar de las flores se transforma en fructosa y glucosa. El líquido resultante lleva añadido también enzimas propias de la abeja y sustancias que aún están por analizar; ellas lo almacenan en los panales, pierde agua y madura. Para producir un solo Kg de miel, se necesitan al menos 50.000 viajes de las abejas.

El sabor de la miel depende de las flores y las plantas escogidas por las abejas, de la raza a la que pertenecen, del clima, de la geografía, del modo de obtención y hasta de la época del año en la que se produce. Según el contenido mayoritario de polen, se clasifica en un tipo de miel u otro.

 

La flor de la Acacia

Acacia es un género de árboles que pertenecen a una misma familia, la Fabaceae. El árbol se caracteriza por ser muy oloroso, sus ramas son muy largas y al final se encuentra la flor, que es de tamaño pequeño y cuenta con 5 pétalos igualmente pequeños; el color de estos puede variar según la especie, los colores que pueden tener son amarillo, crema, blanco, púrpura o rojo, aunque por lo general la mayoría de las especies tienen flores color amarillo o crema.

Las flores se agrupan en inflorescencias racimosas, donde hay un eje central que crece indefinidamente mientras a los laterales crecen las flores. Cada una de ellas parece un pompón en miniatura, de unos 2-3 cm de diámetro, de color amarillo. Son hermafroditas en su mayoría, pero las hay unisexuales.

La altura del árbol de la acacia depende de la especie, pero suelen crecer de 5 a los 10 metros. Su flor brota durante el verano, es en esta estación cuándo podremos contemplar el bonito colorido de sus flores.

 

¿Dónde crece la Acacia?

La ubicación geográfica dónde vive la Acacia dependerá del tipo de especie; de las 1300 especies que existen se contabiliza que 960 son nativas de Australia, además se encuentran en zonas tropicales y templadas de Europa, África, sur de Asia, Islas del Pacífico, Tasmania, y Sudamérica.

La Miel de Acacia es sumamente popular en los países de Europa del Este, siendo la región rumana de Valcea una de las punteras en su producción. Otros países que también la producen son China, Bulgaria, Ucrania, Polonia y Hungría. Debido a la lentitud de su proceso de cristalización se conserva durante más tiempo en estado líquido, lo cual la hace sumamente atractiva para paladares exigentes,

 

Características organolépticas de la Miel de Acacia

La Miel de Acacia se caracteriza por tener un color muy claro, variando entre el transparente y amarillo paja, con un perfume muy ligero y neutro. Posee un sabor dulce suave y muy fino, sin muchos matices; y un aroma floral tenue poco persistente. Por último y como ya hemos comentado, tiene una tendencia muy baja a cristalizar.

 

Propiedades de la Miel de Acacia

La Miel de Acacia es una miel muy delicada que se presta a cualquier uso, debido a su alto contenido en fructosa y a la ausencia de sabores fuertes, es el más adecuado para endulzar cualquier alimento como zumos, infusiones, yogures, leche, fruta, etc, sin que cambie el sabor.

Esta miel tiene un bajo índice glucémico, dato a tener en cuenta para las personas que quieran regular el nivel de azúcar en sangre como los diabéticos. Es la mejor tolerada por los niños por su fino sabor.

A parte de reconocerla como una de las mieles más elegantes por su delicado perfume y sabor, cuenta con innumerables propiedades para la salud debido a su alto contenido en fructosa, el aporte de vitaminas esenciales y de componentes antioxidantes, antimicrobianos y laxantes. Todas estas características convierten a la Miel de Acacia en un remedio casero muy recomendable para tratar dolencias y enfermedades como vamos a ver a continuación.

 

Beneficios de la Miel de Acacia

Tradicionalmente la Miel de Acacia ha sido utilizada como remedio terapéutico para muchas afecciones debido a sus propiedades, estas son algunas:

· Mejora la circulación sanguínea: La Miel de Acacia es ideal para mantener una circulación sanguínea normal, debido a que potencia la producción de glóbulos rojos y de plaquetas, contribuyendo así a mejorar el flujo sanguíneo a nivel corporal.

· Reduce el estreñimiento: Este tipo de miel es excelente para los estómagos sensibles, especialmente para las personas con tránsito perezoso, ya que tiene un ligero efecto laxante y mejora las inflamaciones intestinales.

· Perfecto endulzante natural para diabéticos: La Miel de Acacia también es idónea para endulzar comidas y bebidas, sobre todo para aquellas personas que estén bajo una dieta restrictiva, que no toleren los azúcares industriales o que padezcan diabetes, gracias a su bajo índice glucémico respecto a otras mieles. El consejo es tomar 1 o 2 cucharadas diarias junto con cualquier alimento rico en fibra como frutos secos y/o pan integral y a continuación hacer cualquier tipio de actividad física, como andar, por ejemplo; así, por una parte, la fibra que aportan los alimentos hace que el azúcar en sangre no se eleve en exceso, y por otra, la actividad justo después, acelera la quema de ese azúcar.

· Reduce los nervios y la ansiedad: Uno de los beneficios más aclamados de esta miel es su efecto calmante. Es una gran aliada para combatir trastornos nerviosos y de ansiedad, para disminuir el estrés y demás problemas emocionales. Son trastornos muy frecuentes actualmente, por lo que todo lo que pueda contribuir a mejorarlos es conveniente darle el protagonismo que requiere.

· Disminuye el insomnio: Debido a los efectos calmantes de esta miel, se utiliza también para combatir el insomnio. Es ideal utilizar una o dos cucharadas de Miel de Acacia para endulzar una infusión o un vaso de leche tibia, y tomarlo antes de irse a la cama o bien a mitad noche si nos desvelamos. Muchos estudios científicos avalan su eficacia a la hora de combatir el insomnio.

Añadir un comentario

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos requeridos están marcados