MITOS Y VERDADES SOBRE LA MIEL NATURAL

Néctar de los dioses

La miel es el edulcorante natural más antiguo que existe. Desde hace miles de años se ha utilizado como un alimento estrella al que pocos podían acceder, por lo que se ganó el nombre de “el néctar de los dioses”. Y es que este producto tan dulce y pegajoso, tiene multitud de propiedades beneficiosas para nuestro organismo. Para elaborarla, las abejas lo recogen, almacenan y maduran en los panales.

 

Características de la miel

Su composición es mixta, contiene glucosa, fructosa, maltosa y sacarosa (80%), entre un 15 y un 18% de agua, menos de un 1% de proteínas, triglicéridos y ácidos grasos, minerales, vitaminas principalmente del grupo B y enzimas naturales; pero sus cualidades nutricionales variarán según diferentes factores: condiciones meteorológicas, las distintas especies vegetales en las que las abejas recolectan el néctar, las enzimas que aportan las propias abejas al néctar durante su transporte, el tiempo de maduración… lo que afecta a la concentración de los diversos nutrientes, vitaminas o minerales. Por ejemplo, hay algunos tipos de miel que cuentan con cantidades significativas de sustancias de carácter bacteriostático, con potencial para limitar el crecimiento de bacterias (como es el caso de la miel de Manuka), así como algunas con algunos compuestos con propiedades antioxidantes.

 

Mitos sobre la miel

          · ¿La miel es más pesada que el azúcar?

No, ya que la miel contiene aproximadamente un 20% de agua. Así que debemos tener en cuenta que, si sustituimos el azúcar por la miel, por cada taza de miel se usarán aproximadamente 3 cucharadas soperas menos que si usáramos azúcar.

 

Verdades sobre la miel

Estos son algunos de los muchos beneficios que nos proporciona, dejando de lado por un momento el asunto de si comer miel natural engorda, y mirando única y exclusivamente por los beneficios que la miel puede aportar a nuestra salud y bienestar:

          · Facilita la digestión. Una cucharadita de miel con un vaso de leche o de agua nos ayudará a mejorar el sistema digestivo, aliviando problemas de estreñimiento.

          · Ayuda a la formación de glóbulos rojos, lo cual nos ayuda a mejorar cuando sufrimos anemia. Es un complemento perfecto para cualquier dieta, ya que mejorar el hierro y los glóbulos rojos.

          · Un gran aporte de energía. La miel en ayunas nos dará energía suficiente para el resto del día. Esta manera de tomarla la utilizan mucho los deportistas.

          · Endulza mucho más que el azúcar blanco.

          · Ayuda a la formación de anticuerpos, por eso se utiliza para el tratamiento de dolores y molestias de garganta, estados depresivos menores, úlceras, gastritis y quemaduras, entre otras.

          · Tiene propiedades antisépticasantiinflamatorias. Es comúnmente utilizada para el alivio sintomático de los resfriados, ya que alivia la tos y el dolor de garganta y tiene efectos antioxidantes y antivirales.

          · Mejora la resaca por su alto contenido en azúcares naturales, hace que su toma después de una noche en la que nos hemos pasado con el alcohol sea positivo. La miel mejora los niveles de glucosa en sangre y nos da sensación de bienestar.

 

¿Cómo tomarla?

La alta cantidad de energía que nos proporciona, hace que su consumo sea recomendado sobre todo para el desayuno, ya que los azúcares que contiene proporcionan energía fácilmente asimilable por las células. Es muy versátil, la podemos tomar de muchísimas formas: añadirla a los yogures naturales, para endulzar cualquier té, café, infusión o vaso de leche y también acompañada de tostadas o galletas.

 

¿La miel natural engorda?

A continuación, vamos a ver algunas diferencias entre el azúcar de caña y la miel:

          · La primera diferencia significativa entre ambos es que la miel está compuesta por antioxidantes, minerales y vitaminas, que el azúcar no tiene, ya que el azúcar blanco realmente sólo nos aporta calorías vacías.

          · Si hablamos sobre si la miel natural de abeja engorda y más concretamente, si hablamos de calorías comparando el azúcar con la miel, cada uno nos aportará 400 y 320 calorías respectivamente por cada 100 gramos de producto. Obviamente, si queremos controlar el peso, esas 80 calorías de diferencia nos van a venirnos realmente bien (a modo indicativo, una cucharada de miel lleva, aproximadamente unos 20 gramos)

          · El índice glucémico de la miel es de 87por cada 100 gramos, frente a los 100 que tiene el azúcar blanco Esto se debe, entre otras cosas, a la presencia de la fructosa, algo de lo que el azúcar carece. Esto a nivel metabólico se traduce en que, al contrario que el azúcar que sólo tiene glucosa, la miel nos aporta una energía mantenida en el tiempo porque la fructosa se absorbe más despacio. De esta forma, el cuerpo no necesita coger nada prestado a lo largo del día, ni almacenar grasa para casos de emergencia, pues la propia fructosa se lo proporciona.

          · La miel es el sustituto perfecto para eliminar el azúcar de nuestra vida y una buena aliada para poder perder peso. Podemos concluir que la miel natural engorda menos que el azúcar, incluso el moreno, y que además es más saludable,por todos los puntos expuestos anteriormente. Aun así, debemos tener cuidado y no tomar más de dos cucharaditas al día, ya que la miel es mucho más dulce y se necesitará sólo un poco de miel para conseguir el mismo sabor. Esto también se traduce en que la cantidad de azúcar que tomamos es menor, por tanto, menos calorías.

En definitiva, la miel natural no engorda, sólo lo hará si la tomamos en exceso; igualmente, los beneficios hacen que merezca la pena sustituir el azúcar por el “néctar de los dioses”. Cuidarse debe estar siempre por encima de todo.

 

Comments are closed.