OMEGA 7

Los omegas

Se sabe que los lípidos, cumplen funciones energéticas y de reserva metabólica, formando la estructura básica de algunas hormonas y de las sales biliares. Algunos lípidos, además, tienen el carácter de esenciales, debido a que no pueden ser sintetizados por el Cuerpo Humano a partir de estructuras precursoras, por lo que es necesario proporcionarlos con la ingesta de los Alimentos.

Hay muchos tipos de grasas que, el cuerpo humano necesita, unos tipos específicos de grasas para mantener las membranas de las células en el punto adecuado de fluidez. Dentro de la gran diversidad estructural que caracteriza a los lípidos, los ácidos grasos son, quizás, las estructuras de mayor relevancia. Los ácidos grasos se dividen, según su fluidez, en dos grandes grupos según sus características estructurales:

          · Ácidos grasos saturados (AGS) que son sólidos a temperatura ambiente.

          · Ácidos grasos insaturados (AGI) que son líquidos a temperatura ambiente.

Estos últimos, dependiendo del grado de insaturación que posean se pueden clasificar en:

          · Ácidos grasos monoinsaturados (AGMI), que son líquidos a temperatura ambiente y turbios en un frigorífico.

          · Ácidos grasos poliinsaturados (AGPI), que se mantienen líquidos en un frigorífico.

Cuantos más dobles enlaces tenga un ácido graso más insaturado será (más fluido). Por lo que, dependiendo de la posición del doble enlace, contabilizando desde el carbono extremo al grupo funcional carboxílico, los AGMI y los AGPI pueden clasificarse en tres series principales:

          · Ácidos grasos monoinsaturados Omega 9

          · Ácidos grasos Poliinsaturados Omega 6

          · Ácidos grasos Poliinsaturados Omega 3

          · Ácido Graso monoinsaturado Omega 7

El omega 7

El Omega 7 o ácido palmitoleico es muy beneficioso para la piel y las mucosas. Se trata de un ácido graso monoinsaturado, presente en una proporción del 28% en el aceite del arbusto del espino amarillo (Hippophaerhamnoides).

El aceite del espino amarillo es un producto natural y beneficioso para ayudar a disminuir diferentes afecciones causadas por enfermedades en la piel y en las mucosas, así como para mantener estos tejidos nutridos y con una óptima estructura, debido a su gran aporte en el ácido graso omega 7, que ayuda en la mejora de la regeneración y la nutrición de la piel.

El aceite del espino amarillo crece en china y en la costa Atlántica de Europa en forma de arbusto, y son sus bayas las que se utilizan para elaborar el aceite.

Beneficios del Omega 7 para nuestra piel

Tradicionalmente, el aceite del espino amarillo se ha utilizado para tratar diversas enfermedades epiteliales. Es rico en ácidos linoleicos (omega 3), linoleico (omega 6), oleico (omega 99) y en antioxidantes naturales (tocoferoles y tocotrienoles), que conjuntamente proporcionan una función más beneficiosa para las mucosas y la piel.

Los principales benéficos que desempeña el Omega 7 en la piel y las mucosas son:

          · Antinflamatorias: Ayuda a paliar mejor los síntomas de determinación de afecciones de la piel, como dermatitis, eccemas y psoriasis, o de mucosas, como ulceras gástricas y pepiticas, y actúa en la inflamación vaginal entre otras.

          · Analgésica suave: actúa sobre el dolor causado por las afecciones en la piel y en las mucosas.

          · Antioxidante: protege frente a determinadas sustancias, como los radicales libres,

          · Nutrientes: Nutre tanto la piel como las mucosas.

El Omega 7 nos ayudará a combatir las arrugas, la sequedad, la perdida de elasticidad de la piel y otros síntomas de piel desnutrida o envejecida. También ayudará a que la piel funcione correctamente mediante el apoyo a numerosas funciones:

          · Impulsa la producción de colágeno

          · Protege la piel contra el daño oxidativo

          · Rejuvenece las membranas de la célula de la piel

          · Mejora la capacidad de la piel para retener humedad

          · Repara la piel dañada por el Sol

          · Protege contra el daño solar, las toxinas y el estrés ambiental

Beneficios del Omega 7 para el cuerpo

Los beneficios del Omega 7 no solo se quedan en la dermis. A nivel cardiovascular puede ayudar a reducir las cantidades de colesterol malo que viaja por las arterias, suavizar su paso y mantener las paredes de las arterias fuertes y resistentes a la rotura (prevención de arteriosclerosis). La salud gastro-intestinal también se ve beneficiada, ya que el Omega 7 tiene un efecto calmante y suavizante en todas las mucosas del aparato digestivo, por lo que se recomienda a todas aquellas personas que tengan problemas de acidez o inflamación crónica en algunos de los órganos digestivos.

También debemos destacar que múltiples investigaciones corroboran que el ácido palmitoleico es una molécula de señalización, que puede ayudar a evitar el aumento de peso. Se ha comprobado que el Omega 7 produce un efecto de tipo saciedad, que puede ayudar a bajar de peso.

Por otro lado, se han podido demostrar sus efectos beneficiosos durante la menopausia, ya que el consumo del aceite del espino amarillo es efectivo contra la atrofia vaginal en mujeres postmenopáusicas. Además, mejora la integridad del epitelio vaginal, pudiendo ser una alternativa para mujeres que no pueden consumir estrógenos.

Muy similar es su efecto sobre el ojo seco, debido a la capacidad de regeneración dérmica que aporta el Omega 7, ya que se ha podido demostrar que el consumo de aceite de espino amarillo mejora el enrojecimiento y la irritación ocular.

Como tomarlo

Al igual que los otros tipos de Omega, los laboratorios las elaboran a dosis muy diferentes, aunque en se recomienda tomar entre 500mg a 1 gramo diario. Sin embargo, cuando leemos las etiquetas hay que tener en cuenta si son capsulas de aceite de espino amarillo o son de bayas de espino amarillo, ya que en cada una el contenido en Omega 7 es diferente.

Añadir un comentario

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos requeridos están marcados