Propóleo - Protégete de la gripe y los resfriados

PROTEGETE DE LA GRIPE Y LOS RESFRIADOS CON LA AYUDA DEL PROPÓLEO

Con la llegada del Invierno, de los días fríos y los cambios de temperatura, todos somos más propensos a resfriarnos y padecer cualquier tipo de infección. Los cambios bruscos de temperatura a los que está expuesto nuestro organismo, son los principales responsables de que nuestras defensas multipliquen su trabajo frente a los ataques externos. Además, el sistema inmunológico tiene una misión defensiva los 365 días del año, por lo que es vital aprender a cuidarlo y conocer cómo prevenir y tratar los resfriados. Por otro lado, la exposición larga y repetida del sistema intestinal a los antibióticos, hace que estos pierdan su efectividad, ya que las bacterias se hacen resistentes a ellos, además también alteran nuestra flora intestinal, que es esencial para el buen funcionamiento de nuestras defensas naturales. Por tanto, un buen cuidado del sistema intestinal y una alimentación variada, equilibrada y adecuada, nos ayudarán a reforzar nuestro sistema inmunitario, para que este funcione perfectamente. En primer lugar, te recomendamos que cuides tu dieta, en la que no deben faltar las siguientes vitaminas y minerales, esenciales para el buen funcionamiento de tu sistema inmune:

– La Vitamina A es responsable de la formación y del mantenimiento de los dientes, los huesos, la piel y las mucosas. Recuerda que la piel y las mucosas son la primera barrera de defensa frente a infecciones y deben estar en perfecto estado. La vitamina A la encontramos en los frutos secos, el aguacate, las legumbres, las olivas, la zanahoria, el brócoli, la calabaza, los boniatos, etc.

– La Vitamina C además de contribuir al fortalecimiento del sistema inmune, ayuda a conservar las encías, los huesos, los dientes y los vasos sanguíneos en buen estado. La encontraremos en frutas y verduras como las naranjas, los limones, las mandarinas, las fresas, el kiwi, la papaya, el brócoli, el perejil y los pimientos.

– Las Vitaminas del grupo B, tienen como misión, entre otras muchas, fortalecer el sistema inmunológico. Come legumbres, frutos secos, germinados, semillas, granos, algas, etc.

– El Cobre interviene en la asimilación de la vitamina C por parte del cuerpo. Lo encontramos en el cacao, las legumbres, los frutos secos, la fruta seca y el perejil.

– El Hierro es el responsable del transporte del oxígeno en la sangre y de aumentar la resistencia a las infecciones. Recuerda que lo encontrarás en semillas, frutos secos, legumbres, alfalfa, trigo sarraceno, etc.

– El Zinc es necesario para que el sistema inmunitario funcione correctamente. Lo encontramos en las semillas de girasol, el germen de trigo, las legumbres, las frutas secas, etc.

– El Selenio tiene propiedades antioxidantes que ayudan a proteger al organismo del daño celular. Una fuente muy importante de Selenio es la levadura de cerveza y el germen de trigo.

Para garantizar un correcto aporte de estos elementos, lo ideal es llevar una dieta variada y equilibrada, adecuada según las necesidades de cada uno. Pero además, existen complementos dietéticos que contienen estos elementos y por tanto, pueden resultar de ayuda para reforzar nuestras defensas.

 

MEL I SALUT RECOMIENDA:

Recuerda que muchas de estas vitaminas y minerales las puedes encontrar de manera natural en la miel. Te recomendamos complementar tu dieta con productos de la colmena como el Propóleo, la Jalea Real y el Polen de flores. Pasarás un Invierno fuerte y san@, alejado de los síntomas de resfriados y gripes.

El Propóleo o Própolis, significa “Defensor de la cuidad”, debido a su función protectora de la colmena frente a posibles infecciones. Se emplea desde la antigüedad en la medicina popular de Egipto y Grecia. Es una sustancia natural de sellado, que fabrican las abejas a partir de las resinas de las plantas y de sus propias secreciones. De esta manera, las abejas rellenan las celdillas de su colmena y la alejan de posibles “invasores”. En la actualidad, el Propóleo se utiliza por sus excelentes y múltiples propiedades para la salud. De todas estas propiedades beneficiosas que se le atribuyen, destacan sobre todo su actividad antibiótica, antiinflamatoria y analgésica, por lo que está especialmente indicado para prevenir y tratar cualquier afección que requiera aumentar las defensas del organismo, así como mejorar su resistencia frente a posibles infecciones. El motivo de sus preciadas propiedades está en los ingredientes naturales que lo componen. Su composición es extremadamente compleja y variable, sin embargo, presenta de manera constante resinas, bálsamos, ceras, aceites esenciales, vitaminas, minerales, enzimas, etc. La clave, según múltiples estudios, se encuentra principalmente en los compuestos fenólicos, que agrupan un elevado contenido de compuestos biológicamente activos.

De éstos, cabe destacar la acción de la galangina, principio activo responsable de su potente acción antibiótica. Esta actividad también se debe a otros componentes como los ácidos caféico, ferúlico y salicílico. El propóleo actúa esencialmente por inhibición de la división celular, que provoca que se detenga el crecimiento y la progresión de los gérmenes. También se producen otros mecanismos mediante los cuales se detiene la proliferación de virus, bacterias y parásitos.

La acción cicatrizante se debe a que el propóleo provoca la estimulación de los procesos de regeneración tisular y de cicatrización. Esta propiedad se debe en parte, a la presencia de aminoácidos como la prolina y la arginina, que participan en la síntesis de colágeno, acelerando así la regeneración y reparación de la piel.

La acción antioxidante está vinculada a los polifenoles y a los flavonoides, así como a los numerosos oligoelementos y minerales del Propóleo.

Además, el Propóleo tiene acción antiinflamatoria y analgésica debido a que inhibe determinadas reacciones enzimáticas que intervienen en la formación de las prostaglandinas, moléculas implicadas en la inflamación. El Propóleo también estimula la formación de macrófagos, e inhibe la síntesis de los eicosanoides, cuya finalidad es la activación de los mecanismos de defensa naturales, motivo por el cual el propóleo es conocido por aumentar las defensas del organismo.

Sus aplicaciones son múltiples: está indicado para la prevención y tratamiento de resfriados comunes, faringitis, laringitis, anginas, sinusitis, rinitis, amigdalitis, afonía, dolor de garganta, tos, gripe y cualquier afección de las vías respiratorias. Asimismo, su uso está recomendado para prevenir y tratar el dolor e inflamación de oídos, alteraciones de la salud bucal tipo gingivitis y/o llagas o aftas bucales, alteraciones del tracto gastrointestinal causadas por parásitos y para el tratamiento o el cuidado de la piel (acné, herpes, psoriasis, eczemas, grietas), entre otros muchos usos.

Existen múltiples presentaciones, para que puedas elegir aquella que más se acomode a tus necesidades:

Propóleo Natural.

Extracto de Propóleo glicerinado.

Propóleo en spray con equinácea.

Inmunoplus.

Propóleo masticable, con vitamina C, equinácea y tomillo.

Propóleo en gotas para los oídos.

Miel de Bosque con propóleo.

Jarabe de miel casero, con miel de bosque, propóleo, eucaliptus y zumo de limón.

No lo dudes. Elige tu formato de propóleo más adecuado y… ¡Arriba las defensas!

Comments are closed.