TÉ VERDE VS. TÉ ROJO

El té es una de las bebidas de mayor popularidad y tradición en el mundo, principalmente es en Japón y China donde más destaca.

El té se produce a partir de las hojas de la planta Camellia sinensis y está compuesto por numerosas sustancias entre las que destacan los polifenoles, un grupo grande de sustancias químicas de las plantas en las que se incluyen las catequinas, las cuales son las responsables de los beneficios para la salud que tradicionalmente se le han atribuido al té, en especial al té verde.

Beneficios del Té Verde

Son muchas las propiedades y beneficios que convierten al té verde en un gran aliado para la salud, sobre todo gracias a la elevada proporción de antioxidantes que contiene, altamente beneficiosos para el organismo.

          · El té verde suele ser muy utilizado para bajar de peso, ya que activa el metabolismo y evita que se acumule grasa en nuestro cuerpo. Ayuda a mejorar la capacidad de quema calórica actuando como un cardio-protector. Además, ayuda a que el hígado funcione de forma correcta, combate la grasa y es un excelente aliado contra las digestiones pesadas, por lo que muchas personas lo ingieren después de comer.

· Otro de los beneficios que se le atribuyen al té verde es su poder antioxidante, ya que combate los radicales libres que se generan en nuestro cuerpo, de tal forma que ayuda a prevenir enfermedades crónicas y el envejecimiento prematuro de nuestro organismo.

          · Se dice que el té verde también se encarga de cuidar y proteger nuestra piel con su efecto antienvejecimiento. Por su poder antiinflamatorio y aséptico puede combatir problemas de la piel como por ejemplo la rosácea, el acné o la psoriasis.

          · A nivel psicológico, el té verde es conocido por ayudar a combatir el estrés, ya que activa diversas sustancias que se encargan de activar la serotonina y la dopamina, para que nuestro estado de ánimo sea el óptimo.

          · El té verde es muy bueno para aquellas personas que quieran evitar la aparición de azúcar en sangre o personas que son diabéticas. En esta circunstancia, tomar té les ayudará a regular los niveles de azúcar del organismo.

¿Cuándo tomar té verde?

No se puede especificar cuándo debe tomar el té cada persona, ya que eso depende mucho de sus rutinas y gustos, pero sí se dice, que la hora más recomendada para tomarlo si se quiere bajar de peso, por ejemplo, sería 20 minutos antes o después de las comidas, de este modo podremos ayudar a que las grasas se quemen o se eliminen antes de que el cuerpo las absorba. Otra opción a tener en cuenta, es tomar una taza de té antes de las comidas, para elevar la absorción de magnesio, de catequinas y de vitaminas C y E en el organismo.

El té verde, como hemos dicho anteriormente, es muy rico en antioxidantes y vitaminas, por lo que podríamos recomendarlo también para niños. En este caso pueden tomarlo una vez al día antes de las comidas, añadiendo siempre una o dos cucharadas de miel.

Beneficios del Té Rojo

El té rojo es originario de China y también es conocido como Pu Erh. No parece ser tan conocido como el té verde o el té negro, pero, aun así, el té rojo ha sido utilizado en China desde hace años como una medicina que ayudaba a prevenir enfermedades y a conseguir una buena salud.

El té rojo cuenta con numerosas propiedades diuréticas, que ayudan al organismo a reducir la retención de líquidos y a eliminar toxinas del organismo. Otra de sus características, es que ayuda a mejorar la digestión después de alguna comida copiosa. Además, facilita que los ácidos gástricos se muevan mejor, por lo que ayuda a la metabolización de los alimentos. Con ello, el cuerpo absorbe mucho mejor los nutrientes.

El té rojo, al igual que el té verde, se considera un excelente aliado para perder peso, debido a su poder diurético y digestivo, pero, además, el té rojo es capaz de acelerar el metabolismo por lo que ayuda a quemar grasa corporal y puede llegar a disminuir el colesterol y los triglicéridos, aumentando los niveles de colesterol HDL. Uno de los últimos estudios realizados en UCLA, indicó que tomar tres tazas de té rojo Pu Erh al día, era capaz de disminuir un 21% el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular, al eliminar la placa de ateroma de las arterias.

Además de ser buenísimo para el aparato digestivo y los riñones, el té rojo también ayuda a luchar contra los niveles altos de ácido úrico. Cuida de tu hígado, eliminando sus toxinas, lo que lo convierte en un buen remedio contra las resacas.

Algo que es menos conocido del té rojo, es su capacidad para cuidar de nuestro cerebro y mejorar muchos procesos cognitivos relacionados con la atención, la memoria e incluso la orientación espacial. Esto podría ser debido a unas sustancias que protegen el cerebro de desarrollar diferentes enfermedades cognitivas, estas sustancias serían las catequinas y flavonoides presentes en las hojas de té.

¿Cuándo tomar té rojo?

AL igual que hemos dicho sobre el té verde, cuando tomar té rojo dependerá mucho de cada persona, pero se recomienda tomarlo durante el desayuno, para empezar con fuerza la mañana debido al aporte de energía.  También tomarlo después de las comidas es una buena idea, ya que es tremendamente digestivo y ayuda a quemar las grasas ingeridas, así que termina las comidas con un buen té rojo, mejorará la digestión. Y por último, hay que destacar su ingesta entre horas para evitar el picoteo. No olvides que el té rojo, tiene un gran efecto saciante, por lo que a media mañana o media tarde, puede ser un gran aliado.

Un buen té rojo tiene un gusto dulce y muy agradable, pero si te gusta que tenga un sabor más dulce, no dudes en añadirle una cucharadita de miel, para conseguir una infusión perfecta a cualquier hora del día.

Diferencias entre té verde y té rojo

A pesar de que tanto el té rojo como el té verde proceden de la misma planta, la principal diferencia es el proceso por el que pasan sus hojas. Las hojas utilizadas en el té verde son las más jóvenes, se recogen y se calientan justo después, evitando la oxidación de sus hojas gracias al calor. Mientras que las hojas del té rojo proceden de árboles más antiguos, por lo que se dejan oxidar o fermentar durante más tiempo. Una vez se ha procesado, es apilado en unas condiciones muy específicas de calor y temperatura, dejando que las hojas fermenten.

A pesar de que ambos tipos de té tienen un alto contenido en teína, el té rojo está especialmente indicado para aquellas personas que quieren dejar el café, ya que es un gran sustitutivo de esta bebida.

Su sabor también hace que podamos diferenciarlos. El té rojo es un tipo de té más espeso y tiene un sabor más fuerte, también tiene un alto nivel en teína (50mg), ambas particularidades hacen que sea ideal para consumir mezclado con leche. Sin embargo, el té verde tiene un sabor mucho más ligero y fresco.

En cuanto a sus propiedades, bastaría con comparar lo dicho en los apartados anteriores, pero podríamos decir que son muy similares y que ambos son bebidas muy beneficiosas para nuestro cuerpo.

Añadir un comentario

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos requeridos están marcados