BENEFICIOS DE LA MIEL EN LA PIEL

La Miel y la Piel

La miel es un alimento natural con propiedades bioactivas conocidas desde la antigüedad. Uno de los beneficios destacables de la miel es su acción antioxidante, debido a su elevado contenido en compuestos fenólicos y polifenólicos, enzimas, vitaminas y minerales, que son capaces de proteger a las células de los radicales libres (moléculas relacionadas con el envejecimiento celular). Es por ello, que uno de los beneficios de la miel en el terreno de la cosmética natural, es garantizar un elevado poder antienvejecimiento.

Entre las vitaminas que podemos encontrar en la miel, están: la riboflavina, ácido pantoténico, niacina, tiamina, piridoxina y ácido ascórbico. La presencia de estos compuestos de manera natural en la miel, la convierten en un buen remedio para las arrugas de la piel, ya que proporcionan elasticidad, luminosidad y tersura. También es conocido el efecto antibacteriano, antiséptico y cicatrizante de la miel. El peróxido de hidrógeno producido por la actividad enzimática de la glucosa-oxidasa es el mayor responsable de su actividad antibacteriana. Pero, además, su alto contenido en azúcares naturales produce un efecto osmótico que impide el crecimiento de patógenos como el Escherichia coli y el Staphilococcus aureus. Por último, el PH de la miel tiende a ser ácido y este entorno ácido es desfavorable al crecimiento bacteriano. Además, todas estas características contribuyen a la estabilidad de la miel frente a ataques microbianos, por lo que se mantiene en perfecto estado durante largos períodos.

A causa de sus propiedades calmantes, emolientes, hidratantes y tonificantes, la miel resulta un componente indispensable en la cosmética natural de elevada calidad, que podemos encontrar en forma de geles de baño, leches corporales, cremas faciales, exfoliantes, mascarillas, etc.

 

Mel i Salut recomienda

Utiliza la Crema facial de Miel y Jalea de Mel i Salut en tu rutina de belleza diaria para conseguir que tu cutis quede terso, uniforme y nutrido. Además de la miel, los componentes naturales de la jalea real, especialmente sus aminoácidos, vitaminas y minerales, se complementan entre sí, ejerciendo un efecto hidratante y nutritivo sobre los tejidos epiteliales. Está formulado para iluminar y mejorar la textura de la piel, ayudando a minimizar las irregularidades superficiales y la opacidad del rostro. Debido a su composición y su elevada capacidad antioxidante, ayuda a resistir los efectos nocivos ambientales. Gracias a la capacidad desinfectante de la miel, restaurará la piel y evitará la aparición de granitos y puntos negros.

La Crema facial de Miel y Jalea está indicada para todo tipo de pieles. Se recomienda aplicarla con un ligero masaje, una o dos veces al día. ¡Consigue un cutis suave y luminoso con la Cosmética facial de Miel y Jalea!

Los comentarios están cerrados.