CAMBIOS DE LA PIEL DURANTE EL EMBARAZO

Desde las primeras semanas del embarazo, la mujer empezará a notar cambios en la piel debido a los constantes cambios hormonales que van a ir sucediendo a lo largo de los 9 meses de gestación. A continuación, nombraremos los cambios más evidentes y qué podemos hacer para evitarlos o atenuarlos.

Manchas, el por qué y cómo se pueden evitar

El nombre técnico de las manchas es cloasma o melasma, también se les suele llamar máscara ya que en la mayoría de los casos aparecen en la frente, la nariz, mejilla o pómulos, aunque pueden aparecer también alrededor de los ojos o en la parte superior del labio, así como en brazos, ingle, axilas y abdomen, sobre todo en la línea alba.

Estas manchitas pueden aparecer por varios motivos. Por un lado, el aumento hormonal de estrógenos y progesterona hacen que la melanina aumente y por lo tanto aparezcan dichas manchas en la piel. Además de éstos cambios hormonales, la genética también influye en que aparezcan o no, si sus antecedentes tuvieron dicho problema en sus embarazos. Por otro lado, factores externos como tomar el sol o exposición a radicales libres, pueden hacer que sea más fácil la aparición de estas manchas. Las mujeres de tono de piel moreno serán más propensas.

Sin embargo, no hay que preocuparse demasiado ya que es normal qué tras el parto dichas manchas desaparezcan. Si no desapareciesen, se puede recurrir a sesiones de láser para atenuarlas o quitarlas.

Para prevenir, hay ciertos tips que puedes realizar para favorecer el estado de la piel y antecederte para que no aparezcan:

          · Evita la depilación con cera. La cera ya sea en caliente o frio, puede irritar la piel e inflamarla por lo que acentuarán las manchas de la piel. Procura no utilizar cera en las zonas que hemos nombrado más propensas a la aparición del cloasma.

          · Utiliza productos hipoalergénicos. Realiza todos los cuidados de la piel con productos neutros sin aromas o ingredientes que puedan irritar la piel.

          · Utiliza maquillaje para disimular el cloasma. Si las manchas ya han aparecido, un buen recurso es el maquillaje. Si éste puede ser hipoalérgico mejor que mejor y acuérdate de realizar por la noche la limpieza y eliminación correcta del maquillaje.

          · Usa protector solar. Cómo hemos dicho anteriormente, los rayos del sol pueden atenuar el color e incluso hacer que aparezcan nuevas manchas, es por ello que se recomienda utilizar siempre un factor de protección alto, por ejemplo, del 50.  Y, por tanto, también se recomienda no exponerse al sol largas horas para evitar daños en la piel y utiliza gorros, sombreros o sombrillas para evitar el contacto directo con el sol.

Brillos y piel grasa, el por qué y cómo se pueden evitar

En alguna ocasión hemos escuchado decir que la piel de las embarazadas luce muy bonita y distinta, que tienen un brillo diferente. Esto se debe, por un lado, a los cambios hormonales comentados anteriormente, que estimulan las glándulas sebáceas provocando que la piel tenga mayor cantidad de grasa; y, por otro lado, al aumentar el riego sanguíneo en los epitelios, las células cutáneas aumentan su oxigenación dando ese resplandor a la piel.

A pesar de que en algunos casos la piel se ve más bonita, en otros, el exceso de grasa y brillos realizan el efecto contrario. Para evitar que se acumule demasiada grasita en la piel y de muchos brillos podemos recurrir a los siguientes consejos:

          · Realizar limpiezas mañana y noche. Es muy importante que eliminemos la capa de grasa del cutis, con el propósito de eliminar las impurezas y los residuos que se acumulan sobre nuestra piel a lo largo del día. Por lo tanto, se recomienda limpiar la cara dos veces al día, mañana y noche, además de realizar una u dos veces por semana una limpieza más profunda con uso de exfoliantes y mascarillas específicas para la acumulación de sebo.

          · Beber agua. Mantener el cuerpo hidratado es muy importante para mejorar el aspecto de la piel. También podemos utilizar aguas termales para el rostro, de esta manera mejoraremos su aspecto ya que nos aportará frescura y suavidad.

          · Mantener una dieta equilibrada. Evitar los procesados, el azúcar o los alimentos muy grasos favorecerá el estado de la piel dejándola libre de grasas. A su vez, el introducir en la dieta una gran variedad y cantidad de fruta y verduras favorecerá el estado de la piel. Tomar lácteos puede hacer que la piel se muestre más grasa, así que hay que moderar su consumo.

Estrías, el por qué y cómo se pueden evitar

Las estrías aparecen al ensancharse la piel durante los meses de gestación debido a la ruptura de fibras de colágeno y elastina. Éstas, con mayor frecuencia aparecen en la parte inferior del vientre, senos, piernas y caderas. Su formación es casi inevitable, pero muchas de ellas desaparecen o se atenúan unos meses después del parto. El tono de las estrías suele estar entre el rosa palo y los todos blanquecinos.

Para minimizar el efecto de las estrías en el embarazo, existen algunas cremas hidratantes con Vitaminas A, E y D que aportan a la piel hidratación y flexibilidad.

Además de la hidratación, una correcta alimentación y una subida de peso gradual y consciente durante los meses de gestación, son el mejor camino para evitar que se agrave el problema.

Erupciones cutáneas, el por qué y cómo se pueden evitar

Con el exceso de sebo cutáneo y el calor que genera el cuerpo debido a los cambios de temperatura provocados por las hormonas aparecen las erupciones en la piel. Las zonas más propensas a desarrollar erupciones cutáneas son el rostro, el abdomen, los glúteos, piernas, ingles y brazos, sobre todo en las zonas de mayor sudoración.

Para mantener la piel sana y sin erupciones procuraremos tenerla siempre limpia. Es importante que la limpieza no sea brusca ni muy seguida, por lo que hacer una limpieza al día para quitar excesos de grasa y piel muerta, será más que suficiente.

Debemos de evita el uso de aceites corporales, maquillajes con aceites, lociones o protectores solares con alto contenido en aceites, pues el aceite obstruye los poros y es más fácil que aparezcan las erupciones por la no transpiración de la piel.

Si aparece alguna erupción, mantén las uñas lejos de ellas u objetos como el móvil, pues, aunque no podamos verlas, existen bacterias que pueden dañar la piel sensible y aumentar las erupciones. Además, si rascas las erupciones, pueden aparecer cicatrices que serán muy difíciles de quitar.

Cómo hemos podido ver a lo largo del artículo, la piel de la mujer embarazada es muy sensible tanto por factores internos como por factores externos, por lo que debemos tener especial cuidado, sobre todo en la rutina de limpieza diaria, si queremos tener una piel sana y bonita. No descuides tu piel durante el embarazo porque a pesar de que dichos signos desaparecen tras el parto, depende de ti si quieres que no queden marcas más allá del parto.

Añadir un comentario

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos requeridos están marcados