¿CEFALEA O MIGRAÑA?

¿Qué es la cefalea?

Se designa con el termino cefalea a toda sensación dolorosa localizada en la bóveda craneal, desde la región frontal hasta la occipital, aunque en numerosas ocasiones, también se aplica a dolores de localización cervical y facial. Las cefaleas son uno de los trastornos neurológicos más frecuentes y más incapacitantes.

Tanto las cefaleas crónicas como las recidivantes pueden provocar dolor y angustia, pero es infrecuente que reflejen un problema grave de salud. Sin embargo, cualquier cambio en el patrón o la naturaleza del dolor de cabeza, podría ser el síntoma de un problema grave (por ejemplo, un dolor que era esporádico cambie a frecuente, o de leve a agudo), y por este motivo se debería solicitar la asistencia médica lo antes posible. Es fundamental llegar a un diagnóstico adecuado para diseñar un tratamiento a medida.

¿Qué tipos de cefaleas existen?

          · Cefaleas primarias. Se caracterizan por ser recidivantes, de curso benigno y muy frecuente (90-95% de todas las cefaleas). Tanto las cefaleas crónicas como las recidivantes pueden provocar dolor y angustia, pero es infrecuente que reflejen un problema grave de salud.

          · Cefaleas secundarias. Se caracterizan por ser síntomas de una patología subyacente y potencialmente más peligrosas, por lo que requieren investigación adicional y exploración física y deben ser por tanto remitidas a nivel especializado.

Dentro de las cefaleas crónicas continuas, encontramos una serie de tipos como la cefalea tensional, la cefalea crónica diaria, la cefalea debida a trastornos cervicales y las cefaleas debidas a estructuras vecinas al cráneo.

La mayoría de las cefaleas son primarias, es decir, es el problema en sí, no se deben a ninguna lesión u otra alteración. Pero debemos tener muy presente la cefalea secundaria, es decir, existe una enfermedad que produce la cefalea.

Algunos de los tipos de cefalea que podemos encontrar son:

          · Cefalea tensional: es la más frecuente y su dolor se describe como una opresión cefálica sin carácter pulsátil que se distribuye por toda la cabeza. La mayoría de estos cuadros son debidos a situaciones de estrés o ansiedad, suelen aparecer en personas con preocupaciones laborales o familiares o en personalidades obsesivas y perfeccionistas, como también ocurre en los migrañosos.

          · Cefalea debida a trastornos cervicales: La cefalea de origen cervical, propiamente dicha, es extremadamente infrecuente e incluso discutida su existencia por muchos expertos en el tema, aunque en ocasiones existen trastornos funcionales o anomalías estructurales congénitas o adquiridas, que podrían originar cefaleas al favorecer posturas anómalas y contracciones musculares sostenidas. Algunas de las características de esta cefalea serian, por ejemplo, asociación con dolor en el cuello o la nuca, que empeore con movimientos o posturas del cuello, tener movimientos cervicales limitados o dolor en la musculatura cervical. La inmensa mayoría de estas cefaleas por padecimiento de cervicales son simplemente cefaleas tensionales.

          · Cefalea crónica diaria: es un tipo frecuente, que puede representar la evolución de una migraña o ser el resultado de episodios muy frecuentes de cefaleas tensionales.

¿Qué es la migraña?

La migraña es un tipo recurrente de dolor de cabeza o cefalea. A menudo, se siente a un lado de la cabeza. Causa dolor de moderado a intenso, que puede ser pulsante o vibrante. También puede tener otros síntomas, como náuseas, vómitos y debilidad. Puede ser sensible a la luz y el sonido. Es un cuadro que no es igual en todos los pacientes, variando los ataques en intensidad, duración y frecuencia entre las personas y en cada persona en el transcurso del tiempo.

Los investigadores piensan que las migrañas tienen una causa genética. También hay una serie de factores que pueden desencadenar una migraña y pueden variar según cada persona. Algunos de estos factores podrían ser: estrés, ansiedad, cambios hormonales en las mujeres, luces brillantes o intermitentes, ruidos fuertes, olores fuertes, medicamentos, mucha o poca cantidad de sueño, esfuerzos físicos intenso, tabaco, cafeína…

¿Qué tipos de migrañas existen?

Generalmente las migrañas se pueden dividir en dos grupos:

          · Migrañas sin aura: son ataques de cefalea cuya duración varía entre 4 y 72 horas. Y ha de tener al menos: localización unilateral, calidad pulsátil, intensidad moderada o grave (de forma que impide hacer las actividades diarias) y se agrava al subir escaleras o hacer actividades rutinarias. Además, durante el ataque de cefalea ha de haber al menos uno de los siguientes síntomas: vómitos, náuseas, fotofobia o fonofobia.

          · Migrañas con aura: se manifiesta por ataques de síntomas neurológicos con una duración de unos 5 a 20 minutos, localizados en la corteza cerebral o en el tronco cerebral y con una duración media inferior a 60 minutos. Este tipo de migraña que tiene un carácter especial, ya que antes de que aparezca el dolor o a la vez que este se manifiesta, aparecen ciertas alteraciones sensoriales relacionadas con la visión que se conocen como “aura”. La cefalea, náuseas y fotofobia se presentan por lo general tras los síntomas neurológicos del aura inmediatamente después de un intervalo inferior a 1 hora. La cefalea suele durar entre 4 y 72 horas, pero puede no presentarse en absoluto.

¿Cuáles son las principales diferencias entre la cefalea y la migraña?

Las cefaleas tensionales y las migrañas, aunque tienen algunas características comunes, son dos entidades diferentes, con causas y mecanismos de producción distintos. A diferencia de la mayor parte de las migrañas, las cefaleas tensionales no suelen presentar síntomas como náuseas, vómitos o problemas visuales.

Básicamente podemos decir que la cefalea no es de carácter hereditario ni tiene lugar en episodios recurrentes tan marcados como la migraña.

Estas podrían ser algunas diferencias clínicas:

          · Cefalea tensional:

· Dolor opresivo (como una banda alrededor de la cabeza)

· Intensidad moderada, se puede continuar con las actividades diarias

· No existen náuseas ni vómitos

· No se produce fotofobia o fonofobia

          · Migraña:

· Dolor pulsátil

· Muy intenso e incapacitante

· Habitualmente existen náuseas y vómitos

· Se produce fotofobia o fonofobia frecuentes

¿Algún producto natural para aliviarlas?

Existen algunos remedios caseros para aliviar las cefaleas, como por ejemplo la raíz de jengibre, que tiene propiedades antinflamatorias y analgésicas. Podemos prepararlo en forma de infusión.

La manzanilla no sólo ayuda a mejorar nuestra digestión, sino que además combate las migrañas. Beber infusiones de manzanilla regularmente podría prevenir su aparición.

También está demostrado que la hierbabuena tiene propiedades calmantes y analgésicas, lo cual es perfecto para tratar cefaleas y las migrañas. Se recomienda preparar una infusión con cuatro hojas de hierbabuena por cada taza de agua. También se puede aplicar este remedio directamente en la zona de la cabeza o las sienes con aceite esencial de hierbabuena.

Los analgésicos pueden aliviar el dolor de cabeza leve o moderado que acompaña a la migraña. Si sufres migrañas crónicas, estas pueden resultar un problema para llevar una vida normal, ya que el dolor puede llegar a ser tan fuerte y debilitante que te impida realizar las actividades diarias de forma normal. En caso de migraña, el médico te indicará cuál es el tratamiento que más se adecúa a tu caso.

Añadir un comentario

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos requeridos están marcados