COLÁGENO: POR QUÉ Y CUÁNDO TOMARLO

Estructura del Colágeno

El colágeno es la proteína más abundante de nuestro cuerpo y uno de los principales componentes de las articulaciones, huesos, músculos, dientes, encías y piel. A estas estructuras les aporta cohesión, resistencia y flexibilidad debido a su particular disposición.

Es una molécula compleja, formada por largas cadenas de aminoácidos que forman fibras muy gruesas y resistentes. Debido a esta estructura larga y compleja, no todo el colágeno que comemos a través de los alimentos es asimilable por nuestro organismo, por su difícil digestión y absorción; de hecho, es probable que pueda provocar digestiones largas y pesadas, causando flatulencia y malestar, especialmente en personas predispuestas a ello. Además, muchos de los alimentos que contienen colágeno, son poco recomendables en una dieta saludable, bien por su alto contenido en grasa saturada (carnes, embutidos) o en azúcares (postres gelatinosos). Estos problemas se eliminan si se ingiere colágeno hidrolizado.

Debido a que la estructura del colágeno es compleja, el sistema digestivo humano sólo puede digerirlo (y por tanto asimilarlo) parcialmente, por lo que es recomendable ingerir el colágeno predigerido o hidrolizado para originar cadenas más cortas de aminoácidos que puedan ser digeridas por nuestro sistema digestivo en su totalidad.

 

Mel i Salut recomienda

Cuando el colágeno se desgasta o disminuye su producción, aparecen alteraciones y síntomas, como por ejemplo la osteoartritis, las arrugas o la flacidez en la piel. Algunos de los factores asociados a una disminución de la producción de colágeno o un aumento de las necesidades son:

– La edad. El colágeno puede ser recomendable a partir de los 40-50 años de edad, momento en el cual la producción de colágeno va en descenso.

– El sobrepeso. El impacto del peso en exceso sobre las articulaciones se asocia con una mayor degradación de colágeno.

– Deportistas de alta intensidad y que se ejerciten con regularidad, o quienes cargan pesos regularmente o realizan trabajos de fuerza.

En estos casos,el colágeno es una ayuda altamente recomendable que puede prevenir o tratar los síntomas asociados. Asimismo, pueden tomar colágeno aquellas personas que deseen mantener la flexibilidad de sus articulaciones, cuidar sus huesos y músculos o conseguir una piel tersa.

¡Contribuye a la salud de tus huesos y articulaciones con Colágeno con Vitamina C!

 

 

Los comentarios están cerrados.