CONOCE LAS PROPIEDADES BIOLÓGICAS MÁS DESTACADAS DEL POLEN

¿Qué es el Polen de abeja?

El Polen es uno de los productos de la colmena más conocidos y preciados. A medida que las propiedades del Polen se conocen mejor, su popularidad y demanda aumentan con la misma rapidez. Por ello, es importante que os hablemos de sus extraordinarias propiedades nutricionales y medicinales. Se conoce como Polen a la mezcla de pólenes florales, recolectados por las abejas, de flores de diversas especies. Las abejas, mediante movimientos complejos entre las patas y los apéndices bucales, mezclan el néctar floral con su saliva, y transportan los gránulos resultantes en las bolsas de sus patas.

 

Propiedades del Polen de Abeja

El sabor del Polen, así como el color de los gránulos secos de polen, pueden sufrir pequeñas modificaciones debido al período floral de cada especie y la enorme variedad de plantas de las que se puede obtener. Sin embargo, sus propiedades beneficiosas son una constante. Su composición es compleja y variable, pero mantiene de forma constante vitaminas, minerales, enzimas y diversos componentes de elevada actividad biológica. El Polen es una excelente fuente nutricional, cuya concentración y biodisponibilidad de nutrientes lo convierte en un alimento excepcional para el consumo humano. Contiene altas concentraciones de azúcares reductores, aminoácidos esenciales, ácidos grasos saturados e insaturados, vitaminas y minerales (zinc, cobre, hierro, potasio, etc), por lo que es considerado el alimento más nutritivo que nos brinda la naturaleza.

 

¿Por qué tomar Polen de Abeja?

La ingesta a largo plazo de Polen, mejora el rendimiento físico e intelectual en personas jóvenes, deportistas y ancianos, también regula el apetito, potencia la función inmunológica e interviene en el cuidado digestivo, intestinal y hepático. De todos los componentes biológicamente activos del Polen, los principales componentes son los derivados de compuestos fenólicos y polifenólicos. Los polifenoles se presentan en el Polen en forma de glucósidos flavonoides y de ellos se derivan multitud de propiedades biológicas, entre las que destacan los efectos: antioxidante, antiinflamatorio, antienvejecimiento, cardioprotectorantiaterosclerótico, disminuyente del crecimiento prostático, etc.

Como muchos sabemos, las enfermedades cardiovasculares constituyen la primera causa de muerte en el mundo occidental y si bien esta patología tiene un origen complejo y es la conjunción de muchos factores, se acepta que los niveles altos de colesterol plasmático constituyen un importante indicador de riesgo para el desarrollo de esta patología.

Además de los polifenoles, otro de los compuestos biológicamente activos del Polen son los fitosteroles. Los fitosteroles (esteroles vegetales) son sustancias derivadas del mundo vegetal que están directamente relacionadas con efectos beneficiosos sobre los niveles de colesterol y triglicéridos en sangre. Los fitosteroles bloquean parcialmente la absorción intestinal de colesterol, por lo que una de sus actividades más destacadas es la disminución de las concentraciones plasmáticas del Colesterol total y del LDL-Colesterol. Los fitosteroles son, por tanto, importantes protectores cardiovasculares y constituyen un ingrediente muy adecuado para el desarrollo de alimentos funcionales. Dentro de los fitosteroles que contiene el Polen, nos encontramos con el beta-sitosterol que, además de evitar la acumulación de lípidos en las paredes arteriales (antiaterosclerótico), ejerce un efecto antiinflamatorio, disminuye el tamaño prostático, tiene acción antioxidante y disminuye los radicales libres de las células. Estudios epidemiológicos realizados con beta-sitosterol, han observado beneficios en la prevención de algunos tipos de cáncer como el de mama, colorrectal y próstata.

 

Mel i Salut recomienda

La riqueza en componentes con actividad biológica del Polen y la enorme cantidad de nutrientes, hace que sea de suma importancia explicar la manera en que podemos conseguir el máximo aprovechamiento de todas sus bondades.

Debido a que el Polen contiene minúsculas micropartículas, el modo en que se absorbe en el organismo difiere del resto de alimentos. Estas micropartículas de Polen tienen la capacidad de ingresar en el tracto digestivo y luego en el torrente sanguíneo, a través de un proceso llamado persorción. Se puede observar su presencia en sangre y orina solamente dos horas después de haberlo ingerido. Por este motivo, lo ideal es separar la ingesta de Polen del resto de comidas y, a ser posible, tomarlo en ayunas.

La dosis recomendada en adultos es de 25 gramos al día (2 cucharadas soperas), mientras que en niños de más de 2 años, recomendamos media cucharada de postre al día. Mastícalo lentamente para que el Polen se mezcle con la saliva, de manera que se produzca una pre-digestión enzimática del mismo. Esto es de suma importancia para facilitar la digestión del Polen y mejorar la absorción intestinal de sus nutrientes, consiguiendo maximizar los efectos que el Polen nos brinda.

Los comentarios están cerrados.