CONSEJOS PARA PERSONAS CON ARTROSIS

La artrosis es una patología o enfermedad crónica de carácter degenerativo, que afecta a cartílagos, huesos y articulaciones. Se considera una enfermedad reumática producida por la degeneración y degradación de cartílagos. Los cartílagos se encuentran entre los huesos y sirven de unión entre estos, permitiendo el movimiento y actuando como amortiguadores. Si los cartílagos se degradan, ya no actúan como amortiguadores, los huesos están más en contacto y se van desgastando, apareciendo los síntomas típicos de la artrosis.

 

Factores de Riesgo

          · Edad: suele aparecer a partir de los 60-65 años, pero también en personas más jóvenes debido a problemas genéticos.

          · Sexo: afecta a ambos sexos por igual, pero en mujeres suele aparecer en edades más tempranas. En mujeres la zona más afectada suelen ser las manos o las rodillas, mientras que en hombres suele afectar a las caderas.

          · El exceso de peso es otro de los factores que favorece la aparición de artrosis.

          · Actividad laboral y excesiva actividad física: trabajos con exceso de movimiento, con sobrecarga o movimientos repetitivos pueden provocar, con el tiempo, la aparición de artrosis. Así mismo, un exceso de actividad física puede provocar artrosis (en casos muy extremos).

          · Genética: la artrosis también puede ser hereditaria.

          · Golpes y traumatismos: los golpes o traumatismos pueden desencadenar en la aparición de artrosis en la zona afectada.

          · Menopausia: se ha visto que la menopausia pude provocar artrosis y osteoporosis debido a la bajada de estrógenos que caracteriza a esta época de la vida.

Síntomas de la artrosis

Los síntomas de la artrosis pueden variar, pero en general se caracteriza por:

          · Dolor: Es el síntoma más característico. Debido a la degradación de los cartílagos, los huesos están más en contacto, produciendo inflamación y dolor. Dolor que aparece con el movimiento de las articulaciones, y en casos más avanzados también aparece en reposo. También aparece tras largos periodos de inactividad (dormir, largo tiempo sentado…) al volver a ponerse otra vez en movimiento.

          · Crujidos: Es frecuente en personas con artrosis crujidos en las articulaciones, debido a que al tener menos cartílago los huesos entran en contacto y producen el sonido.

          · Hinchazón y edemas: La artrosis produce inflamación y esto puede provocar que se acumule líquido en la articulación afectada.

          · Deformación: Debido a la desaparición del cartílago, los huesos se rozan y esto produce que se deformen y se ensanchen. También pueden aparecer nódulos, sobre todo en las manos.

          · Rigidez: Sobre todo al despertarse, las personas con artrosis presentan rigidez, que suele pasar transcurridos unos minutos de movimiento.

La artrosis se suele localizar en manos, cadera, rodillas y pies, aunque también en otras localizaciones, y pueden alternarse periodos con síntomas o sin síntomas.

Vistos las causas y síntomas de la artrosis ¿Podemos hacer algo para prevenirla o combatir y mitigar los síntomas? Desde Mel i Salut te damos algunos consejos.

 

El peso

El exceso de peso es uno de los factores que puede provocar la aparición de la artrosis o empeorar los síntomas.

La obesidad, como consecuencia del exceso de peso, desgasta las articulaciones, ya que estas están sometidas a una sobrecarga. Todo esto provoca dolor, con lo que la movilidad empeora, aumentando así los síntomas de la artrosis y el aumento de peso.

En estos casos, se recomienda la pérdida de peso, que llevará a una mejora de los síntomas y disminución del dolor. Se recomienda la realización de actividad física moderada y una dieta rica en verduras, frutas, legumbres, carnes blancas y pescado. Evitar el consumo de alimentos azucarados (refrescos, gominolas, etc), precocinados (sopas de sobre, rebozados…) y el exceso de grasas (embutidos, salsas…). Todo esto ayudará a perder peso y a reducir o eliminar los síntomas de la artrosis.

El calor o el frío

Para aliviar los síntomas de la artrosis se puede aplicar en la zona afectada tanto calor como frío, según sea el caso.

Para aliviar el dolor es mejor aplicar el calor, mediante bolsas de agua caliente, manta eléctrica… El calor también disminuye la rigidez articular. En caso de inflamación, es más adecuado la aplicación del frío (hielo, agua fría, geles efecto frío…) ya que disminuye la hinchazón, disminuyendo así el dolor.

 

El médico

Es muy importante que al principio de los síntomas de la artrosis se consulte al médico. Este determinará cuál es el tratamiento más adecuado para cada caso, ayudando a evitar el avance de la enfermedad y a aliviar los síntomas.

Las posturas

Las malas posturas o movimientos repetitivos prolongados en el tiempo también pueden desencadenar la aparición de artrosis.

Se recomienda sentarse manteniendo la espalda recta, evitando el cruzar las piernas, ya que esto sobrecarga al cuerpo.

A la hora de levantar cargas, es importante flexionar las rodillas, con la espalda recta y coger el peso con los brazos.

Hay que evitar guardar bultos como carteras, pañuelos… en los bolsillos traseros de pantalón, ya que, a la hora de sentarse, la espalda no está erguida y la cadera tiene mala postura.

En la compra o al cargar peso, intentar repartirlo en ambos brazos de forma equilibrada, ya que si no el cuerpo se inclina hacia un lado u otro y se sobrecarga. Cuidado con los bolsos tipo bandolera, que producen el mismo efecto.

En caso de trabajos con movimientos repetitivos, intentar descansar cada cierto tiempo, estirando las articulaciones para que estas se destensen.

 

El ejercicio

El ejercicio realizado de forma habitual y moderada previene y mejora los síntomas de la artrosis.

Los deportes de impacto como pueden ser correr, futbol, saltos, vóley… practicados de forma excesiva pueden desgastar las articulaciones (sobretodo rodillas y cadera) por lo que se recomienda que su práctica sea moderada, y en casos más graves evitarla.

Se recomienda deportes como:

          · Natación: Las articulaciones no están sometidas a impacto porque la sensación de peso es menor dentro del agua. Es un deporte muy completo que mejorará y evitará los síntomas de la artrosis.

          · Yoga y pilates: deportes que mejoran las posturas corporales y los estiramientos de las articulaciones.

          · También caminar a paso moderado fortalecerá nuestra musculatura y las articulaciones.

          · La bicicleta estática o de paseo también es un buen ejercicio para la artrosis ya que mueve las articulaciones y las fortalece. Es un ejercicio que no produce impacto en las articulaciones debido a que es un movimiento circulatorio.

El reposo

Cuando los síntomas de la artrosis se manifiesten, se recomienda reposo y no realizar actividades pesadas durante unos días, para así favorecer la recuperación y mejorar la inflamación de las articulaciones.

 

Las articulaciones

Hemos comentado que las articulaciones más afectadas son las rodillas, cadera, manos y pies, aunque también se pueden ver afectadas otras. Es muy importante cuidar las articulaciones, aunque no se tenga la enfermedad, controlando el peso y realizando actividad física moderada. También nos podemos ayudar tomando suplementos de colágeno, proteína que regenera y mantiene los cartílagos en buen estado, previniendo la aparición de artrosis, y en caso de tenerla, mejorando los síntomas.

El calzado

Un buen calzado es importante para prevenir y tratar los síntomas de la artrosis. El arco del pie es muy importante, ya que actúa como amortiguador. Al caminar, los pasos afectan a las articulaciones de rodillas y cadera, y si el calzado no es correcto, la amortiguación es menor, pudiendo dañar las articulaciones.

Se recomienda calzado con suela rígida, pero con cierta flexibilidad y gruesa. Las suelas con cierta curvatura, distribuyen mejor el peso corporal. También se pueden utilizar plantillas o cuñas que mejoran la postura del pie.

Evitar calzado con poca suela, suelas planas y excesivamente duras. Los calzados deportivos o que se adaptan a la forma del pie son más adecuados.

 

La actitud

Las personas con artrosis pueden sufrir cambios es su estado de ánimo, incluso episodios de ansiedad y depresión debido a los síntomas que padecen. Es muy importante una actitud positiva frente a la enfermedad, manteniéndose activo realizando ejercicio y socializando con familiares y amigos. También es recomendable hablar con profesionales y grupos con la misma patología, que servirán de apoyo en la enfermedad.

Desde Mel i Salut te recomendamos seguir estos consejos para prevenir y mejorar los síntomas de la artrosis. Además, en nuestras tiendas podrás encontrar suplementos de colágeno (en diferentes formatos), proteína necesaria para el buen estado de nuestros cartílagos y articulaciones.

Añadir un comentario

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos requeridos están marcados