¿DESANIMAD@?

El estado de ánimo es el humor o tono sentimental, agradable o desagradable, que acompaña a una idea o situación y se mantiene por algún tiempo. Es un estado, una forma de estar o permanecer, que expresa matices afectivos y cuya duración es prolongada, de horas o días.

El estado de ánimo puede influenciar en nuestro comportamiento frente a diferentes cosas y en diferentes situaciones. Puede afectarnos en nuestras amistades y hasta en la elección de alimentos para comer, ya que cuando nos sentimos mal comemos cosas menos saludables.

La tristeza es un estado de ánimo negativo que podemos sentir de manera puntual por un hecho concreto. No obstante, el problema radica cuando esa tristeza permanece en nosotros y se convierte en una especie de enfermedad crónica que nos perjudica incluso a nivel físico y dificulta nuestras relaciones personales y sociales.

Para superar esta situación, existen remedios para la tristeza, como ciertos alimentos y complementos naturales que nos ayudan a equilibrar el sistema nervioso y las emociones.

Falta de sueño

A la mayoría de las personas, madrugar cuando no se han dormido las horas necesarias por diferentes motivos no nos sienta nada bien y nos pone de peor humor que de costumbre. Si esta situación se alarga y no se descansan las horas necesarias durante semanas o meses, puede acabar provocando una depresión.

Nuestro organismo utiliza el sueño como una manera de organizarse y repararse, las consecuencias de su carencia pueden originar irritabilidad (todo nos parece desquiciante e intolerante) y puede causar fatiga mental y cansancio físico, llevándonos a un estado de tristeza que nos dificultará el llevar a cabo las tareas diarias e incluso la toma de decisiones.

Trastornos del sueño

La falta de sueño puede afectar al estado de ánimo. La mayoría de las personas, después de una noche de insomnio nos sentimos más irritables, tenemos mal genio y somos más vulnerables al estrés. Sin embargo, una vez que se duerme bien, el estado de ánimo retorna a la normalidad.

Varios estudios han demostrado que incluso la privación parcial del sueño tiene un efecto significativo en el estado de ánimo. Se ha demostrado que, si se limita el sueño de una persona, esta se sentirá más estresada, enfadada, triste, mentalmente agotada. En cuanto se reanuda el tiempo de sueño estándar, se produce una restauración total de su estado de ánimo.

Los problemas del sueño, a su vez, pueden contribuir a problemas psicológicos. Por ejemplo, el insomnio crónico puede aumentar el riesgo de desarrollar trastornos del estado de ánimo, como la depresión o la ansiedad crónica.

Conocer las necesidades de nuestro cuerpo y nuestra mente es indispensable para proporcionarnos un buen descanso y un buen remedio para la tristeza que conlleva. Por ese motivo, es importante examinar nuestros hábitos de sueño, cuáles son las costumbres a la hora de irnos a la cama y de qué manera afectan a nuestro descanso. Esto nos ayudará a saber lo que hacer para mejorar la cantidad y calidad del sueño.

Tus relaciones sociales

Las personas somos seres sociales y como tal, necesitamos en mayor o menor medida, de las interacciones con otros seres humanos. Necesitamos del contacto humano para vincularnos de manera afectiva y desde que nacemos, a través del apego, esta necesidad se convierte en una de las más importantes a ser cubierta. Necesitamos sentirnos atendidos, escuchados, comprendidos, queridos por otras personas y compartir nuestras experiencias y conocimientos con los demás.

No todas las personas tenemos las mismas necesidades sociales, hay personas que necesitan muchas interacciones de manera frecuente y por el contrario hay otras que tienen un contexto social más reducido y disfrutan en mayor medida de los espacios en soledad. Cualquiera de los dos estilos de necesidad e interacción social descritos anteriormente, si la persona los vive con normalidad y satisface sus necesidades, son aceptables.

Las dificultades en las relaciones sociales pueden ser diversas y deberse a diferentes causas. Son muchos los beneficios de las relaciones sociales y son un buen remedio para la tristeza ya que mejoran la autoestima, disminuyen el estrés, aportan felicidad, aumentan la capacidad intelectual y contribuyen a gestionar nuestras emociones. En definitiva, las amistades son imprescindibles para mantener una salud emocional sana y prevenir problemas de estado de ánimo y ansiedad.

Practica más ejercicio

Expertos consideran que el deporte es una de las claves para tener una buena salud psicológica. El bienestar psicológico está asociado a la práctica regular de deporte, independientemente del tipo de ejercicio practicado. No es necesario correr una maratón, con caminar a buen ritmo durante al menos media hora será suficiente para poder encontrarnos mejor.

Las personas que realizan ejercicio regularmente tienen menor nivel de estrés y mejor estado de ánimo.  Realizar ejercicio físico supone numerosas ventajas a nivel psicológico como:

          · Reduce el estrés y alivia la tensión.

          · Favorece la concentración e incrementa el rendimiento académico.

          · Ayuda a mejorar la autoestima.

          · Reduce la ansiedad.

          · Incrementa la imagen corporal positiva.

          · Ayuda a conciliar el sueño y a combatir el insomnio.

          · Puede ser una forma de conocer gente y mejorar las relaciones sociales si lo realizas en grupo.

          · Favorece la liberación de endorfinas.

          · Mejora la memoria y la habilidad de aprender cosas nuevas.

Por tanto, la actividad física realizada de manera regular, permite desde el punto de vista psicológico mejorar la calidad de vida y afrontar la misma con mayor optimismo. Sin duda, es uno de los mejores remedios para la tristeza.

Aliméntate para ser feliz

Comer bien es fundamental para ser feliz. No nos referimos a comer en cantidad, sino a comer de forma variada y equilibrada con porciones adecuadas a la edad y las necesidades personales.

Los malos hábitos y los excesos pueden ser causantes de diferentes enfermedades, así como también de depresión e insatisfacción.

La serotonina (hormona de la felicidad) y las endorfinas (sustancias sintetizadas por el cerebro y que ayudan a aliviar el dolor) son las encargadas de brindarnos sensación de alegría y bienestar. Ambas sustancias ayudan en la regulación del sueño y el manejo del estrés y no podrían estar en nuestro cuerpo sin la ayuda del triptófano (aminoácido esencial que debe obtenerse a partir de la alimentación).

Algunos alimentos ricos en triptófano son:

          · Lácteos: ricos en vitamina D y triptófano.

          · Huevos: buena cantidad de triptófano, proteínas de alta calidad, vitaminas y minerales.

          · Pescado azul: rico en triptófano y aporta omega 3.

          · Frutos secos: además también son ricos en magnesio y omega 3.

          · Carnes como el conejo, el pollo y el pavo.

          · Plátano: rico en triptófano y buena fuente de magnesio y potasio.

          · Cereales integrales como el arroz, la avena y el amaranto: favorecen la absorción de triptófano.

          · Legumbres: fuente de proteína de origen vegetal, ricas en zinc y magnesio.

Ayúdate con complementos naturales

Seguir una dieta equilibrada en la que se incluyan todos los nutrientes necesarios para proporcionar energía es esencial para mantener la vitalidad y evitar la fatiga y el cansancio físico y mental del día a día. Existen complementos naturales que nos pueden ayudar como “remedios para la tristeza”. En nuestras tiendas Mel i Salut podrás encontrar:

          · Jalea Real: es el alimento que elaboran las abejas para alimentar a su abeja reina. Es el alimento con mayor proporción de nutrientes concentrados en tan pequeño volumen y por su equilibrado conjunto de vitaminas, minerales y elementos vitales, resulta un reconstituyente muy importante para el ser humano, recomendado en periodos de debilidad o agotamiento, de elevada actividad física, de sobreesfuerzo mental, debilidad inmunológica, convalecencia…

          · Triptófano + vitamina B6: el triptófano es un aminoácido precursor de la serotonina. Aumenta la liberación de serotonina (hormona del buen humor). Es ideal en casos de ansiedad, estrés, nerviosismo y falta de ánimo.

          · Hipericón: su principio activo es la hipericina. Tiene propiedades antidepresivas y es capaz de normalizar los procesos que tienen lugar en los cambios de humor, consiguiendo equilibrar el sistema nervioso.

          · Ginseng: combate la debilidad ya que es estimulante y tonificante. Como adaptógeno combate la depresión y el estrés. Está indicado en casos de estrés, fatiga mental y física, convalecencia, anorexia y depresión.

Si lo ves necesario, visita a tu médico

La depresión es un trastorno que puede llegar sigilosamente y sin avisar, por eso es importante conocer las señales para estar alerta.

La depresión se puede definir como un trastorno psicológico del estado de ánimo, en el cual la persona que lo padece siente una fuerte sensación de tristeza, desesperanza, culpabilidad, falta de energía, etc. Estas sensaciones se manifiestan a través de síntomas psíquicos y somáticos. Generalmente van unidos de ataques de ansiedad y dificultad para mantener relaciones, ya sean familiares, de amistad, amorosas o laborales.

Son muchas las personas que confunden los síntomas de la depresión con un mal día, al igual que otras muchas no se dan cuenta de estos, hasta que ya es demasiado tarde. Por eso, lo más recomendable es visitar a un psicólogo o profesional de la salud que nos ayudará a identificar o poner remedios para la tristeza que nos afecta en ese determinado momento.

Añadir un comentario

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos requeridos están marcados