¡DI ADIÓS A LAS OJERAS!

¿Qué tipos de ojeras podemos tener?

Las ojeras y las bolsas nos atormentan de buena mañana al mirarnos al espejo, suelen ser consecuencia del estrés o de no poder descansar bien. Las ojeras forman unas manchas azuladas debajo de los ojos y las bolsas son una hinchazón que también se forman en esta zona. Ambas hacen que nuestra mirada se vea cansada… pero no os preocupéis! tenemos remedios para disimularlas y lucir una mirada descansada y luminosa. Los 5 tipos de ojeras que existen son las siguientes:

          · Ojeras transitorias: estas son las famosas “ojeras del cansancio” y aparecen cuando no dormimos bien, por estrés, consumo de alcohol o por tener el hábito de fumar. Normalmente, tienen un color azul violáceo y tienden a desaparecer cuando nos tomas el tiempo suficiente para descansar.

          · Ojeras por flacidez o pérdida de elasticidad en la piel: aparecen conforme envejecemos y con ellas también aparecen las arrugas, “patas de gallo” y las temibles bolsas en los ojos.

          · Ojeras de coloración: podemos evitar que aparezcan con el uso del protector solar, pero no debemos ponerlo muy cerca de los ojos ya que puede causar irritaciones. Otra manera de eliminarlas es mediante el peeling o el uso de cremas despigmentantes.

          · Ojeras profundas o hundidas: este tipo de ojeras suelen notarse mucho y forman una especie de surco en la piel, por ello, el mejor tratamiento para eliminarlas es mediante aplicaciones de ácido hialurónico. Además, si son muy oscuras, podemos disimularlas con un corrector color salmón, para conseguir un equilibrio entre el tono de la piel y el de la ojera.

          · Ojeras por problemas circulatorios: son de color morado o azul y se pueden eliminar usando cremas o geles que contengan vitamina K, ya que esta mejora la circulación sanguínea y esto permite desvanecer las ojeras muy marcadas u oscuras, las venitas y los capilares.

¿Qué causa y agrava nuestras ojeras?

Las ojeras son uno de los mayores problemas estéticos de las mujeres y a veces maquillarlas puede volverse una tortura, ya que se pierde mucho tiempo intentando ocultarlas sin conseguir que desaparezcan. Existen varias causas que favorecen la aparición de estos círculos oscuros debajo de los ojos:

          · Enfermedades como alergias o conjuntivitis

          · Herencia o genética

          · Presentar irregularidades en el pigmento de la piel

          · Frotarse constantemente los ojos

          · Por la edad o cambios en la piel que ocurren cuándo envejecemos

          · Por nacionalidad o el color de piel

          · Tener malos hábitos al descansar

          · Por la toma de algunos medicamentos como el bimatoprost, el cual se usa para tratar el glaucoma o la hipertensión ocular

          · Cambios hormonales drásticos como el embarazo o la menstruación

Posturas de descanso para combatirlas

Más allá de recurrir a los tapaojeras y a demás cosméticos que minimizan su presencia, el descanso puede ayudarnos más de lo que creemos. En primer lugar, la postura influye. Según un estudio del Instituto Médico Láser, hábitos como dormir boca abajo son perjudiciales. Esta postura, no recomendable, provoca que el líquido de los ojos se acumule y oscurezca la zona ocular. Llegados a este punto, es recomendable dormir boca arriba o de lado para evitar las ojeras.

La postura es un factor importante, pero no es el único donde el descanso puede ayudarnos. Una mala rutina diaria y unos malos hábitos de vida pueden llevarnos a que las ojeras no desaparezcan.

Una noche de sueño completa, cercana a las 8 horas diarias, es un hábito que debemos repetir todos los días. El buen descanso renueva las células de la piel y equilibra el nivel de las hormonas, por lo que es importante para que no aparezcan ojeras.

Para combatirlas, el Pepino, un clásico

El pepino es uno de los frutos más usados para combatir las bolsas y las ojeras. Su composición es muy importante, porque gracias a ella combate cada aspecto de las ojeras y las bolsas y hace que mejoren su apariencia. Principalmente el pepino es un potente hidratante cutáneo, así que ayuda a nutrir e hidratar la zona del contorno de los ojos dándole un aspecto más saludable.

El pepino además ayuda a desinflamar los ojos, reduciendo la hinchazón de las bolsas. Al aplicarse en frío sobre los ojos da también una sensación refrescante que ayuda a descansar los ojos.

Por un lado, las ojeras pueden ser azuladas, lo cual es debido a una mala circulación en esa zona, o de un color más amarillento, debido a un factor genético que hace que algunas personas generen más melanina. El pepino al tener propiedades despigmentantes, ayuda a disimular ese color más amarillento en las personas que tienen más melanina, y además también ayuda a suavizar las manchas solares que pueden aparecer en la piel.

En caso de que las ojeras sean debidas a una mala circulación, el poder refrescante e hidratante del pepino, ayudará a que se descongestione la zona, además con un suave masaje en la zona podremos mejorar la circulación.

Por otro lado, el pepino es ideal para pieles sensibles ya que no contiene irritantes y al hidratar y nutrir la piel, también ayuda a prevenir y suavizar las arrugas de expresión que suelen aparecer en esta zona.

Utiliza un contorno de ojos Natural

En nuestra gama de productos podemos encontrar un contorno de ojos natural, el Contorno de Ojos de Propóleo. Este contorno está especialmente indicado para minimizar los signos de fatiga y arrugas de esta piel tan fina y frágil, que requiere de cuidados específicos. Además de contener propóleo, contiene Miel y Rosa mosqueta.

La rosa mosqueta, concentra numerosos ácidos grasos esenciales (Omega 3, Omega 6, linoleico), vitaminas y antioxidantes (vitamina A, C, E). Además de potenciar la producción de colágeno, comparte el efecto antienvejecimiento del resto de ingredientes, hidratando y nutriendo la piel desde las capas más profundas.

Para su aplicación, hay que lavar el contorno del ojo con agua y jabón y seguidamente aplicar el producto con un suave masaje. Para un buen resultado es recomendable aplicarlo dos veces al día y también antes del maquillaje. El tratamiento está pensado para su uso durante dos meses con una aplicación diaria.

Con esta composición conseguiremos reducir los signos de fatiga y de envejecimiento, previniendo la aparición de arrugas y disminuyendo la formación de ojeras, otorgando a esta zona tan delicada, hidratación, suavidad y elasticidad.

Como maquillarlas

Cuando hablamos de disimular las ojeras nos estamos refiriendo a que, cuando ya han aparecido, tratemos de minimizar su presencia empleando algún producto cosmético, en este caso maquillaje, y más concretamente un corrector.

Lo principal va a ser saber de qué color son las ojeras que tenemos. En este punto vamos a encontrar diferentes casos:

          · Ojeras de color morado: requerirán maquillaje con pigmentos de color amarillo.

          · Ojeras de color azul: en este caso hará falta maquillaje con pigmentos naranjas.

          · Ojeras de color verdoso-grisáceo: se necesitará un corrector con pigmentos rojizos o rosados.

          · Ojeras marrones: lo más adecuado para este tipo de ojeras es emplear un correcto que tenga un punto más claro que el color de las ojeras.

Añadir un comentario

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos requeridos están marcados