EDULCORANTES NATURALES DÉTOX

Se le llama edulcorante a cualquier sustancia, natural o artificial, que edulcora, es decir, que sirve para aportar sabor dulce a un alimento o producto, que de otra forma tiene sabor amargo o desagradable.

Los encontramos prácticamente en todos los productos de alimentación procesados, en postres, comidas preparadas, jarabes, chocolates, dulces, helados, productos de panificación, chicles, en bebidas, hasta en productos de higiene personal como la pasta de dientes. Se añaden a los alimentos para mejorar sus características organolépticas.

Por lo general los edulcorantes artificiales más consumidos son la sacarina, el aspartamo, el ciclamato y el sorbitol. Por otro lado, los edulcorantes naturales son aquellos en los que los ingredientes principales son extraídos directamente de las plantas sin que hayan sufrido ningún proceso químico que pueda perjudicar la salud. Los más utilizados son la miel, la stevia y el sirope de agave.

Un nuevo mundo más allá del azúcar

Hay numerosos estudios sobre el azúcar y sus efectos perjudiciales sobre la salud. Ello ha impulsado a la búsqueda de nuevas formas de endulzar la dieta sin recurrir al azúcar blanco ya que el consumo excesivo de azúcares refinados causa problemas de salud a largo plazo como caries, obesidad, enfermedades del corazón y diabetes.

Hoy en día, tenemos a nuestra disposición diferentes opciones de edulcorantes naturales que son alternativas saludables y sabrosas a los azúcares refinados y que nos aportan multitud de beneficios. Es por ello, que los edulcorantes naturales se emplean como sustituto del azúcar ya que tienen mayor capacidad de endulzar y mejorar el sabor de algunos alimentos y bebidas, aportando muy pocas calorías en algunos de los casos. Hay una variedad de edulcorantes naturales, para que cada persona pueda elegir el más adecuado según su salud y su paladar.

Sustituir los azúcares refinados por edulcorantes como los extractos concentrados de frutas, fruta deshidratada, stevia, miel, azúcar de coco o sirope de agave, etc. es una buena y saludable alternativa. Más adelante hablaremos de algunos de ellos.

No es cuestión de dulzor

Según la OMS, el consumo de azúcar no debería superar el 10 % de la ingesta calórica total por sus efectos nocivos derivados de su consumo abusivo. Además, nos aporta calorías vacías que favorecen la subida de peso y grasa corporal, aumentando el riesgo de padecer diabetes y enfermedades cardiovasculares.

El sabor dulce del azúcar da sensación de placer porque su consumo estimula la producción de dopamina, lo que hace que se sienta placer y a su vez este placer hace que cada vez se necesite comer más, puesto que el cerebro se vuelve menos sensible a la dopamina.

Hoy en día, se recomienda la sustitución del azúcar blanco refinado por los edulcorantes naturales, ya que el azúcar solamente nos aporta calorías sin ningún contenido nutricional por su ausencia en vitaminas y minerales, mientras que los edulcorantes naturales aparte de que tienen mayor poder edulcorante que el azúcar, es decir endulzan más, también nos aportan vitaminas y minerales.

Sano y détox

Los edulcorantes naturales no poseen sustancias químicas cancerígenas y contienen fibra, además de algunas vitaminas y minerales que aportan beneficios a nuestra salud.

El zumo de frutas

Los concentrados de frutas, cuya base es el zumo de fruta, son una alternativa natural para endulzar. Son ricos en fructosa y otros azúcares. La fructosa es aproximadamente un 20% más dulce que la sacarosa. Los concentrados de bayas, manzanas, peras y uvas, son excelentes sustitutos del azúcar en las recetas de cocina. Estos extractos contienen una alta concentración de vitaminas, minerales, enzimas y aminoácidos.

Por otro lado, la fruta deshidratada es otra buena alternativa para endulzar. Los dátiles, higos, pasas, el plátano, las manzanas, las ciruelas o diversas otras frutas, son saludables y una excelente fuente de energía. Contienen fibra, gran concentración de fitonutrientes que actúan como antioxidantes, vitaminas A, B6, C y E, así como ácidos grasos omega 3 y otros ácidos beneficiosos y necesarios para una buena salud inmunológica. Tienen alto contenido en minerales, como el potasio, cobre, hierro, manganeso y magnesio, así como ácido fólico y beta-carotenos.

El cacao puro en polvo

La forma cruda del chocolate, el cacao en polvo, tiene un sabor rico e intenso y una dulzura natural. Es una buena fuente de hierro y magnesio, así como de antioxidantes y otros compuestos únicos beneficiosos para la salud. Se puede utilizar en tartas, mousses, chocolate con leche, chocolate caliente y batidos.

El árbol del cacao o cacaotero (Theobroma cacao L.) es una planta de la América tropical cuyo fruto es una baya que encierra las semillas de cacao, con las que se elabora la pasta de cacao. Cuando a esta pasta se le extrae parte de su grasa (la manteca de cacao) y se la tritura, se obtiene el cacao en polvo.

El cacao posee un gran poder antioxidante ya que en su composición contiene sustancias que protegen de la agresión que ejercen los radicales libres (presentes en las radiaciones, la contaminación de los coches, el tabaco, los pesticidas, etc.) sobre nuestros tejidos. La capacidad antioxidante del cacao es superior a la de otros alimentos como el té verde o los arándanos. No obstante, para beneficiarnos de su efecto antioxidante es muy importante que el cacao sea crudo. Si la molienda de los granos de cacao para elaborar la pasta se realiza a temperaturas bajas (menos de 42ºC), hablamos de cacao crudo. En cambio, cuando en la producción de la pasta de cacao se alcanzan temperaturas más altas, este alimento ya no resulta tan interesante pues gran parte de sus propiedades han desaparecido por la acción del calor.

A continuación, numeramos los beneficios:

          · Es un aliado en la salud cardiovascular gracias a sus flavonoides que promueven la vasodilatación, reduciendo o estabilizando la presión arterial.

          · También mejora la sensibilidad a la insulina y posee efectos antiinflamatorios. Por otra parte, aunque una importante fracción de sus grasas son saturadas, el cacao tiene la capacidad de mejorar el perfil lipídico, aumentando el colesterol HDL (colesterol bueno) y reduciendo la oxidación del LDL (colesterol malo).

          · Prebiótico: es rico en polifenoles, que son sustancias con efecto antioxidante que alimentan a nuestras bacterias buenas y, por tanto, contribuye a una mayor salud intestinal.

          · Aporta sensación de bienestar: el triptófano, presente en el cacao, es un aminoácido esencial precursor de la serotonina, que es la hormona de la felicidad y un neurotransmisor necesario para la producción de la melatonina, hormona responsable de inducir al sueño y al descanso. También contiene teobromina, que es una sustancia con efecto estimulante sobre el sistema nervioso (no tanto como la cafeína), pudiendo resultar excitante para niños y personas sensibles.

Vainilla

Esta delicada especia aporta una nota fragante y dulce que ningún otro ingrediente es capaz de aportar. Es uno de los productos más utilizados para dar un sabor dulce y aroma delicado a las preparaciones culinarias, muy usado en postres como helados, galletas y pasteles.

El origen de la vainilla está asociado a una especie de orquídea nativa de México, caracterizada por ser hermafrodita y por ser la única de la cual se obtiene un fruto, el cual corresponde a esas pequeñas vainas que hoy son conocidas con el nombre de “vainilla”.

Esta especia, adorada por los aztecas, posee numerosas virtudes, entre ellas:

          · Tónico general: propiedades estimulantes sobre el sistema nervioso central. Favorece el buen estado de ánimo y la concentración.

          · Alivia las digestiones pesadas, la sensación de pesadez, el dolor estomacal y el ardor.

          · Ayuda a la digestión y metabolización de los alimentos.

          · Es útil en caso de diarreas ocasionadas por gastritis y gastroenteritis.

          · Ayuda a combatir los gases, la hinchazón abdominal y las flatulencias.

          · Elimina el mal sabor de boca y el mal aliento o halitosis.

          · Aumenta la líbido.

La Miel

La miel es una sustancia densa, viscosa y dulce que elaboran las abejas a partir del néctar de las flores o de secreciones de partes vivas de plantas o de excreciones de insectos chupadores de plantas. Estas sustancias son recogidas por las abejas y transportadas a la colmena donde son transformadas al mezclarlas con sustancias propias como su saliva, enzimas, etc. Allí, en las colmenas, se almacenan y maduran.

Existen ciertas propiedades que marcan la diferencia entre la miel y el azúcar blanco. Estas propiedades hacen de la miel el mejor edulcorante natural:

          · Una de las principales diferencias es la proporción de azúcares, ya que el azúcar blanco es 100% sacarosa, es decir, es completamente un azúcar simple, mientras que la miel está compuesta por un 80% de azúcares simples conteniendo glucosa, fructosa, maltosa y en menor proporción la sacarosa. Entre un 15 y 18% es agua. El resto corresponde a proteínas, triglicéridos, ácidos grasos, minerales, vitaminas y enzimas naturales.

          · La miel aporta antioxidantes, contiene compuestos fenólicos y flavonoides.

          · También nos aporta micronutrientes como vitaminas y minerales. En lo que se refiere a las vitaminas contiene vitaminas del grupo B como la tiamina o B1, la riboflavina o B2, la piridoxina o B6, la niacina o B3 y el ácido fólico o B9, todas ellas muy importantes en el funcionamiento del sistema nervioso central. Mencionar que también aporta una pequeña cantidad de vitamina C. En cuanto a los minerales, destacar el fósforo, el potasio y el calcio y en menor proporción el magnesio y selenio. En cambio, el azúcar nos aporta calorías vacías ya que no nos aporta ni vitaminas ni minerales.

          · Debido a las enzimas presentes en la miel, ayuda a facilitar las digestiones, ayuda contra la acidez y la producción de gases. Además, es rica en fructo-oligosacáridos que regulan la flora intestinal y mejoran la salud gastrointestinal.

          · Atendiendo a su composición, también se le atribuye propiedades antimicrobianas, antisépticas, antibióticas y antiinflamatorias. Su consumo ayuda a prevenir infecciones y reforzar el sistema inmune, así como a aliviar problemas respiratorios y de garganta.

          · Además, tiene un índice glucémico inferior al del azúcar. Para que quede más claro, se llama índice glucémico a la velocidad con que un alimento aumenta la glucosa en sangre. Que la miel tenga menor índice glucémico se debe, entre otras cosas, a la presencia de la fructosa que el azúcar no tiene. A nivel metabólico, la miel nos aporta una energía mantenida en el tiempo porque la fructosa se absorbe más despacio, sin producir picos de azúcar en sangre tan elevados.

          · Su poder endulzante es mayor al del azúcar, por lo que, con la misma cantidad, la miel endulza más. Por esto, necesitamos menos cantidad de miel que de azúcar para endulzar cualquier tipo de alimento.

Del análisis de los distintos edulcorantes naturales podemos concluir con que todos ellos tienen aproximadamente un valor energético similar, proporcionando unas calorías por gramo muy parecidas. La diferencia fundamental por la que nos debemos guiar al elegir uno u otro es por la cantidad y diversidad de nutrientes que nos aportan.

En nuestras tiendas Mel i Salut, disponemos de diferentes edulcorantes naturales como la stevia, el sirope de ágave o de maíz, etc. pero cabe destacar la gran variedad de mieles que ofrecemos. En nuestras tiendas puedes encontrar una amplia selección de las mejores mieles tanto españolas como importadas de otros países. Variedades muy valoradas, como puede ser la miel de Azahar, la miel de Romero cruda, la miel de Manuka o la miel de Eucaliptus cada una con una propiedad. Así hasta llegar a más de 20 variedades diferentes de miel, todas ellas de una alta calidad y 100% naturales, sin ningún tipo de añadido ni preservante y también libre de gluten, manteniendo todas sus propiedades naturales intactas.

En definitiva, la variedad de edulcorantes naturales es tan amplia que no necesitamos consumir azucares refinados o endulzantes artificiales para satisfacer nuestra apetencia por lo dulce.

Añadir un comentario

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos requeridos están marcados