ENSÉÑALOS A RESPETAR EL MEDIO AMBIENTE

Educa en valores

Hoy en día, frente a la situación ambiental que vive nuestro planeta tierra, es primordial que dediquemos tiempo a valorar y respetar la naturaleza, es decir, cuidar el medio ambiente.

La educación ambiental va dirigida a formar valores, actitudes y conductas a favor del medio ambiente, por lo que es preciso transformar esas actitudes, conductas y comportamientos, así como adquirir nuevos conocimientos.

Para conseguir esta conexión con la naturaleza se pueden realizar actividades al aire libre, es decir, facilitar el contacto con el campo, playa, montaña, ríos y todo lo que engloba la naturaleza. Dentro del contexto de naturaleza también encontramos a los animales, a los que tenemos que cuidar y respetar cuando nos encontremos con ellos, bien sean animales domésticos o animales salvajes.

Por otra parte, para cuidar del medio ambiente, una de las cosas más importantes que hoy en día estamos descuidando muchísimo es la contaminación por los residuos, por lo que es muy importante respetar las zonas del arrojo de basura y las zonas de reciclaje.

Practica con el ejemplo desde casa

Para cuidar el medio ambiente, podemos empezar desde nuestra propia casa, ya que es más fácil de lo que pensamos. Simplemente deberemos realizar una serie de acciones y pequeños gestos con los que contribuiremos a su protección.

Es muy importante enseñar desde pequeños a los niños a cuidar el medio ambiente, ya que somos nosotros quien debemos ser sus referentes. Por lo que, el primer paso es concienciar a la población adulta, para que estos enseñen a los niños los principios y valores para cuidar el planeta en el que vivimos, los animales, las plantas, los árboles y todo lo que engloba la naturaleza.

Para empezar, desde nuestra casa podemos realizar una serie de acciones muy sencillas que contribuirán a cuidar el medio ambiente:

          · Empezar por separar la basura: Separaremos los residuos según los contenedores de reciclaje que existen (color amarillo, verde, azul y otro para el orgánico). Tiraremos cada residuo en su debido cubo y luego lo depositaremos en los contenedores correspondientes.

          · Utilizar productos que sean reutilizables: Hay muchos productos que son reutilizables y por comodidad los ignoramos, como por ejemplo las servilletas, que, si las utilizamos de tela, podemos lavarlas y reutilizarlas. Otros ejemplos son las capsulas de café reutilizables, con las que evitaremos desechar una cápsula de plástico por cada café que tomemos. Simplemente deberemos de rellenar con café molido la cápsula reutilizable. Y así podemos hacer con muchísimos productos… siempre pensando en reutilizar más.

          · Otro punto muy importante es el gasto innecesario de luz en casa: Hay que estar muy pendiente de apagar las luces. Muchas veces sin darnos cuenta están casi todas las luces de la casa encendidas y solo estamos utilizando una habitación. Además, durante el día, deberemos evitar usar la luz eléctrica y aprovechar la luz natural, abriendo ventanas y persianas para que entre luz del exterior, evitando así, un gasto de energía innecesario. También debemos de tener cuidado con todos los aparatos que tenemos enchufados a la luz durante todo el día; por lo que es importante desenchufarlos para evitar ese gasto innecesario para el planeta.

          · En cuanto a la luz, también es importante utilizar bombillas de bajo consumo, así que, si nuestras bombillas son viejas, debemos cambiarlas por unas nuevas de bajo consumo que alumbrarán más, consumirán menos y durarán más tiempo.

          · El consumo de frutas y verduras ecológicas respeta el medio ambiente, ya que durante su producción no se utilizan fertilizantes ni otros productos contaminantes.

          · El ahorro de agua también es una acción importante a llevar a cabo. Debemos cerrar los grifos correctamente, y si no estamos utilizando el agua mientras, por ejemplo, enjuagamos los platos, debemos cerrar el grifo, sino se desperdicia mucha agua. Importante también es controlar que no haya ninguna fuga.

          · Para evitar la contaminación en el aire hay que intentar moverse por la cuidad en transporte público, taxi, bici o a pie, ya que las aglomeraciones de coches provocan importantes nubes de contaminación muy dañinas para el medio ambiente.

          · Otra acción muy importante que debemos cambiar es la utilización de bolsas de plástico en los supermercados. Es mejor llevar bolsas de casa reutilizables o que ya tengamos en casa de otras compras. Intentar reutilizarlas las veces que podamos antes de tirarlas a la basura.

          · A la hora de deshacernos de objetos viejos, debemos pensar en reutilizarlos o reciclarlos, por ejemplo, armarios viejos que podemos restaurar, juguetes viejos que se pueden dar a otras personas, ropa que podemos arreglar, es decir, evitar comprar todo nuevo. Así ahorraremos dinero y cuidaremos del medio ambiente.

          · Por último, una de las familias de los seres vivos más importantes y que no le damos importancia que merecen son las plantas y los árboles. Plantar árboles y plantas es una buena acción, ya que estos producen oxígeno y son esenciales para la naturaleza.

Todas estas acciones son muy fáciles de realizar y así, desde casa, podremos ayudar a cuidar el medio ambiente con unos pequeños cambios de hábitos.

Piensa en su futuro

Podemos decir que el futuro del medio ambiente depende de las personas, lo tenemos en nuestras manos y en nuestras acciones diarias, ya sea desde casa, por la calle, en nuestros trabajos o cuando estemos en plena naturaleza. En un mundo con contaminación atmosférica (por el humo que desprenden los vehículos e industrias todos los días), con mucha basura o sin agua no podríamos vivir, así que necesitamos empezar a tomar consciencia y cuidar el planeta, ya que es nuestro único hogar y… ¿Si no lo cuidamos nosotros quien lo va a hacer?

El agua

El agua es un elemento esencial para la vida, ya que sin agua los animales, las plantas y las personas no podríamos vivir.

El agua de los ríos, lagos, etc. puede llegar a contaminarse por diversas causas como las heces y orina de las personas y animales, por el uso de plaguicidas, por basuras o por cualquier otro tipo de deshechos.

Por otro lado, el agua subterránea, la que se encuentra debajo de la superficie, también puede contaminarse por varias causas como la filtración de las letrinas (lugar destinado a depositar las heces humanas), por la filtración de los basureros, de plaguicidas químicos, etc.

Así que debemos de tener muy en cuenta que el agua es esencial en nuestra vida, por lo que debemos de proteger nuestros ríos, lagos y playas, ayudando a proteger nuestro medio ambiente.

El reciclaje

Hoy en día en todas las ciudades y pueblos existen contenedores donde podemos introducir cada residuo clasificado, ya sea orgánico, papel, plástico o vidrio. Además, existen puntos limpios donde llevar objetos como electrodomésticos, muebles, maderas u objetos más grandes.

Por otra parte, se pueden colocar contenedores pequeños en las casas particulares para facilitar el correcto reciclaje de los productos consumidos y así ayudar a desarrollar una correcta educación en toda la familia, así como un cambio de conciencia en las personas que están a nuestro alrededor, contribuyendo así a cuidar el medio ambiente.

Como hemos dicho, el reciclaje es un factor muy importante y estas son las razones por las que seria bueno practicarlo todos los días:

          · Ahorraremos energía: Si reciclamos, reducimos el trabajo de extracción, transporte y elaboración de nuevas materias primas, lo que conlleva una disminución importante del uso de la energía necesaria para llevar a cabo estos procesos.

          · Produciremos menos CO2: Cuanta menos energía utilizamos menos CO2 generaremos, reduciendo así el efecto invernadero. Reciclar en casa contribuye también al cambio climático.

          · Contaminaremos menos el aire: Cuanta más basura y contaminación haya, más contaminado estará el aire, lo que podrá afectar a nuestro sistema cardiovascular y respiratorio. Cuanto más bajo sea el nivel de contaminación mejor será el aire que respiraremos.

          · Utilizaremos menos materias primas: Si reutilizamos muchos productos de vidrio, plástico o papel ya no hay que contribuir tanto a la producción de nuevas materias primas. De este modo ahorraremos una gran cantidad de recursos naturales, es decir, conservaremos más los bosques.

          · Fabricaremos nuevos productos: A partir de un objeto viejo y que no utilizamos podemos crear otro nuevo y darle utilidad. Por ejemplo, utilizar botellas de vidrio para hacer de floreros. Desde casa podemos experimentar con nuestras propias manos transformando objetos y materiales que parecen inservibles en nuevos objetos para tu hogar.

          · Crearemos nuevos puestos de trabajo: Reciclar en casa supondrá la creación y el mantenimiento de puestos de trabajo, ya que el proceso de reciclaje necesita de muchas empresas y personas trabajadoras que recojan los distintos materiales y los clasifiquen.

          · Preservaremos el medio ambiente: El desecho de las basuras domesticas están dando lugar a la contaminación de ríos, destruyendo también los habitas de muchas especies. Por ejemplo, si reciclamos la industria contamina menos el aire al reducir la cantidad de emisiones de gases efecto invernadero. Protegemos nuestros suelos, ya que los residuos no se acumulan en los ríos y mares, porque irán al lugar correspondiente. También podemos utilizar los residuos orgánicos para alimentar los jardines y cultivos, evitando la utilización de fertilizantes químicos; de esta forma, estaremos protegiendo nuestros acuíferos y preservando el hábitat natural de muchas especies de animales.

Las zonas verdes

En las ciudades de nuestro país hay bastantes zonas verdes, pero tampoco demasiadas, ya que el 55% de las capitales tienen menos de 10 m2 de zona verde por persona.

En las ciudades donde tienen la naturaleza, es decir, los bosques y montañas más lejos, las zonas verdes se convierten en las zonas para relajarse, sentirse libre, reducir el estrés y reflexionar.

Estas zonas regulan la temperatura y la humedad; producen oxígeno y filtran la radiación, además de absorber los contaminantes y amortiguar los ruidos de la ciudad. Podríamos decir que actúan como pulmones que renuevan el aire polucionado, al mismo tiempo que relajan y suponen una evasión necesaria para olvidar el hormigón.

La importancia de las zonas verdes es que aumentan la esperanza de vida, ya que fomentan la creatividad, las capacidades mentales y afectivas, por lo que ayudan a mejorar la longevidad y la calidad de vida de sus habitantes. Además, hacer deporte en estas zonas es mucho más beneficioso que en otras zonas con asfalto y coches. También mejoran las relaciones sociales y crean conciencia ecológica.

Da igual que sea en casa, en parques o en la montaña, pero vivir la naturaleza y estar en contacto con ella es el factor fundamental para que nos preocupemos por ella e intentemos conservarla.

Explora la belleza de la naturaleza

No hay mejor forma para amar la naturaleza que estar en contacto con ella. Explorar la naturaleza es una de las acciones que podemos hacer, realizando actividades al aire libre, haciendo senderismo por la montaña y disfrutando del aroma a naturaleza, del ruido de los animales salvajes, respirando aire puro y sintiéndonos libres como en ningún otro sitio.

Entre todos podemos cuidar el medio ambiente. Todo está en nuestras manos y en adoptar pequeños cambios que, sin darnos cuenta, nos ayudaran a cuidar del planeta y de nosotros mismos.

Añadir un comentario

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos requeridos están marcados