LOS MEJORES AUTOMASAJES CAPILARES PASO A PASO

¿Qué afecta a nuestro cabello?

El ritmo de vida que llevamos y el estrés continuo al que estamos sometidos, se convierte en una de las causas principales por las que el cabello se vuelve débil y quebradizo, pierde vitalidad, y se vuelve más frágil, seco y sin brillo.

El estrés comprime los vasos sanguíneos y produce mayor cantidad de sebo, por lo que los nutrientes no pueden llegar el bulbo capilar, que es por donde se alimenta el cabello. El cuero cabelludo se encuentra asfixiado por lo que el pelo empieza a romperse o a caerse. Además, el estrés aumenta los niveles de cortisol, hormona que incrementa el apetito de alimentos ricos en carbohidratos, azúcares y grasas. El consumo de este tipo de alimentos disminuye la ingesta de frutas y verduras, legumbres o pescado, importantísimos para evitar la debilidad, la caída del cabello y la alopecia.

También existen otros motivos que influyen en el estado de nuestro cabello y la caída del pelo. Algunos de estos motivos son: Cambios climáticos, cambios hormonales, mala alimentación, intervención quirúrgica, embarazo y/o período de lactancia, cambio de medicamentos, etc.

Masaje capilar

Estimular el cuero cabelludo a través del masaje capilar ha sido una práctica usada en la India desde el año 2.000 a.C. La falta de nutrición del cabello afecta directamente al crecimiento del pelo y uno de los factores que juega un papel muy importante en su crecimiento, es la circulación de la sangre en el cuero cabelludo.

De la misma forma que se ejercitan otras partes del cuerpo, el cuero cabelludo también requiere de un cuidado especial. Reactivar el riego sanguíneo en el cuero cabelludo es una práctica sencilla que contribuye a la salud del cabello. Se trata de una serie de masajes capilares que se pueden efectuar en casa de forma periódica y que es importante que los realicemos correctamente para obtener resultados positivos.

Además de ser relajantes aportan beneficios muy saludables, no solo para el cuero cabelludo, sino también para el resto del cuerpo. Las suaves presiones en distintas áreas de la cabeza servirán para generar una mayor activación de la irrigación sanguínea; la circulación de la sangre fluirá de una manera más rápida y saludable y, en este sentido, cuanta más sangre llegue al folículo piloso, más sano se encontrará este.

El bulbo capilar es la raíz del cabello el cual está rodeado de una lámina de colágeno que permite el ingreso de nutrientes necesarios para que el cabello crezca fuerte y sano. Pero, por diversos motivos, en la mayoría de los casos esta lámina se torna rígida y evita el ingreso a estos nutrientes, logrando así que el cabello crezca débil, y no soporte el desarrollo natural.

Automasaje capilar

El masaje capilar es una práctica que podemos procurarnos a nosotros mismos, empleando para ello nuestras manos. Aunque, sin duda, va a resultar más relajante si nos lo administra otra persona, realizarnos a nosotros mismos uno de estos masajes tendrá una serie de beneficios por los que valdrá la pena añadirlo a nuestra rutina diaria. Bastará con realizar este tipo de masajes unos 5 minutos al día, dado que de esta forma estimularemos la microcirculación de nuestro cuero cabelludo.

Podemos fortalecer el cabello y evitar la caída realizando masajes capilares de forma circular con las yemas de los dedos y es importante realizar los masajes con lociones o aceites que ayuden a relajar y destensar el cuero cabelludo, para que este tenga mejor circulación y la lámina de colágeno pueda cumplir su óptima función.

Es importante que cuando te tomas el tiempo para un masaje, también lo tengas para relajar tu cuerpo y tu mente; de esta manera, obtendrás mayores beneficios. Debes buscar un espacio en tu casa en el que estés tranquil@ y que te permita relajarte. La única contraindicación a valorar es la de las personas que tengan un problema de grasa en el cabello. Si toquetean demasiado su pelo, pueden agravar la presencia de sebo en su cuero cabelludo, lo que va a resultar perjudicial para el desarrollo saludable de los folículos pilosos.

Por lo que respecta a cómo se realizan los masajes capilares, interesa prestar atención a las siguientes indicaciones.

Hay que relajar el cuero cabelludo mediante la aplicación de los dedos de las manos (los pulgares no se han de tocar) en posiciones opuestas por detrás de la cabeza. Moveremos el cuero cabelludo hacia abajo y hacia arriba. Repetiremos estos movimientos, con un intervalo de diez segundos, entre veinte y diez veces.

Ahora es cuando van a ser empleados los aceites esenciales (como los de lavanda, romero o tomillo), que contienen principios activos muy beneficiosos para nuestra piel. Estos productos tienen dos finalidades básicas: conseguir la mayor fluidez posible de la irrigación sanguínea y aumentar la humedad propia de los cabellos secos. Añadiremos dos o tres gotas de producto.

Para finalizar, una vez realizados estos preliminares, comienza el masaje propiamente dicho. Este se administra sin aplicar las uñas, puesto que podrían dañar el cabello. Con las puntas de los dedos, extendemos y contraemos los dedos dos o tres veces en cada una de las zonas del cuero cabelludo. De manera suave y lenta, nuestros dedos deberán describir alrededor de todo el cuero cabelludo movimientos circulares. Esta clase de masaje ha de durar tres minutos, pero recordamos que podemos repetirlo tantas veces como necesitemos.

Los beneficios de masaje capilar

Son muchos los beneficios de una rutina basada en el masaje del cabello para promover su crecimiento, evitar su caída, darle fuerza y brillo y ayudar a que el cuero cabelludo se repare y se cure. Algunos de estos beneficios son:

          · Ayuda a dilatar los vasos y a mejorar la circulación sanguínea. Por lo tanto, estimula su vascularización y lo vuelve más flexible. De este modo, la sangre fluye con más abundancia en el folículo piloso, es decir, en la cavidad donde el cabello nace. Así, recibe todo el oxígeno y los nutrientes (vitaminas y minerales) necesarios para su crecimiento. Como consecuencia, se estimula el crecimiento del cabello.

          · Embellece el cabello. Al estar mejor oxigenado, el cuero cabelludo elimina los residuos y el exceso de sebo con mayor facilidad. Este entorno es mucho más saludable para el cabello, y prueba de ello es que la materia se vuelve más resistente y brillante por mucho más tiempo.

          · Mejora los dolores de cabeza y nos proporciona tranquilidad y relajación. Si tienes la oportunidad, siempre es más relajante si te lo hace otra persona que si te lo haces tú mismo.

          · Evita la caída del cabello. El cabello se ve menos afectado por la caída cuando eliminamos los residuos y el sebo que lo asfixian en las raíces. Pensad que los folículos de nuestro cabello reciben más riego sanguíneo y, por tanto, se fortalecen y evitamos la pérdida del cabello, sin mencionar que el masaje del cuero cabelludo también contribuye a frenar la caída capilar vinculada al estrés gracias a su poder relajante.

· Mejora el estado de ánimo. Relajarte un poco con un masaje capilar ayuda a mejorar el estado de ánimo, transformándolo en un estado mucho más agradable y optimista.

Añadir un comentario

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos requeridos están marcados