LOS MEJORES HÁBITOS SALUDABLES

Actívate

Hoy en día, con el ritmo de vida que llevamos, hay veces que no encontramos hueco para realizar ejercicio físico. Debemos saber que el sedentarismo es un mal compañero de la salud y el ejercicio físico un gran complemento en nuestra vida que nos ayudará a mejorar nuestra salud a nivel general. Además, es un ansiolítico natural muy efectivo.

No es necesario que empecemos haciendo un maratón… Lo mejor es realizar ejercicio acorde a nuestra edad y forma física, para así, poco a poco, ir adquiriendo la forma física que nos hará mantenernos activos y con más vitalidad durante el día a día.

Recuerda que somos lo que comemos

Tod@s sabemos lo importante que es comer de forma saludable y tod@s hemos oído la frase de “somos lo que comemos”.  Por lo que hay que tener en cuenta que la mala alimentación es responsable de más muertes que cualquier otro factor de riesgo en el mundo. En la actualidad hay un preocupante incremento de las enfermedades crónicas como diabetes, hipertensión, dislipemias y obesidad, que nos llevan a analizar nuestros hábitos alimenticios. Poco a poco estamos tomando más consciencia de consumir productos menos procesados y aumentar el consumo de alimentos más naturales. De esta forma nuestra salud se verá beneficiada.

La alimentación es vital y es muy cierta la afirmación, según Gilmond, de que “somos lo que comemos”. Si nos alimentamos bien y aportamos el mejor combustible a nuestro organismo, podemos rendir mejor, estar más activos y sufrir menos enfermedades.

Bebe agua

Continuamente se nos recomienda beber mucha agua, y es que el agua forma parte de todos los fluidos de nuestro cuerpo (orina, sudor, heces, jugos digestivos, saliva, lágrimas, etc.), pero, además, es necesaria para que las células de nuestro organismo funcionen con normalidad y para evitar la deshidratación.

En general, se recomienda beber entre un litro y medio y dos litros diarios(entre 6 y 8 vasos). Después cada persona puede necesitar más o menos cantidad según su edad, si realiza ejercicio físico o no y también según la época del año en la que estemos, ya que no es la misma cantidad de agua la que necesita nuestro cuerpo en verano que en invierno.

Beber el agua necesaria, es un hábito saludable que podría ayudarnos a aliviar la fatiga, evitar el dolor de cabeza y las migrañas, mejorar la digestión y evitar el estreñimiento. También ayuda a mantener la piel hidratada, regula la temperatura corporal, ayuda a controlar la retención de líquidos…

Despídete para siempre del tabaco y del alcohol

Por todos es sabido lo perjudicial que es para nuestra salud el hábito de fumar. Resulta adictivo, perjudica la circulación sanguínea, acarrea problemas respiratorios y no sólo eso, sino que además tiene efectos negativos sobre nuestra estética.

Dejar de fumar, supone un ahorro importante de dinero y mejora el aliento, los dientes y las encías. La piel se regenera mejor, se evita el envejecimiento prematuro, arrugas, caída del cabello y el tono opaco de piel. Además, al fumar no sólo dañamos nuestra salud, sino la de las personas que están a nuestro alrededor.

Cuando dejamos este mal hábito se repara la digestión, las úlceras producidas por el tabaco e incluso volveremos a percibir mejor tanto el sabor como el olor de los alimentos. También disminuye el riesgo de sufrir cáncer de pulmón, laringe, vejiga, boca, esófago y riñón significativamente. El corazón lo agradecerá, se reducirá el riesgo de sufrir un infarto produciendo una menor presión arterial. El cansancio al realizar algún esfuerzo se reducirá y tendremos más energía y vitalidad. Todas estas razones son más que suficientes para plantearse dejar ese mal hábito.

En cuanto a la ingesta de alcohol, beber una cantidad ocasional y moderada de alcohol no genera problemas a corto plazo. Sin embargo, cuando este consumo se hace a diario y en cantidades importantes, hay muchos riesgos para la salud. Dejar el alcohol, al igual que el tabaco, hace que muchos aspectos de la vida se vean mejorados, por ejemplo, mejora el estado de ánimo y la piel y el cabello se verán más saludables. Tendremos la mente más despejada y no enfermaremos tanto, ya que el alcohol debilita el sistema inmunitario. Además, el corazón y el hígado estarán más fuertes. Sin duda, no tomar una ingesta elevada de alcohol, será una de las mejores decisiones que podamos tomar.

Siéntete limpi@ por dentro y por fuera

Cuidar nuestro cuerpo es muy importante para encontrarnos bien por dentro, pero también vernos bien por fuera. La alimentación es una de las cosas más importantes que debemos tener en cuenta si queremos vernos bien en todos los aspectos.

Para poder desconectar de las rutinas diarias que a veces nos hacen estar demasiado estresados y agobiados, sería ideal poder estar un día o unas cuantas horas a solas, desconectando totalmente de la vida real y hacer una buena limpieza de cuerpo y mente. Somos conscientes de que no siempre es posible «estar solo» durante todo un día. No obstante, debemos tener en cuenta que hay momentos en que estamos a punto de sobrepasar un límite, que la salud mental y física siempre es lo primero y que este tipo de estrategias son realmente útiles.

Como ya hemos dicho, cuidar tu alimentación, practicar la meditación y descansar bien por la noche, son hábitos saludables muy importantes a tener en cuenta para poder limpiar nuestro cuerpo.

Descansa lo que necesites

El sueño es un complejo proceso biológico que nos ayuda a procesar información nueva, mantenernos saludable y sentirnos descansados. La cantidad de sueño que necesitamos depende de varios factores, incluyendo la edad, el estilo de vida, el estado de salud y si hemos dormido lo suficiente.

Cuando no se duerme lo suficiente, nos podemos sentir cansado, lo cual afecta a nuestro rendimiento diario, incluyendo la capacidad de pensar con claridad, reaccionar rápidamente y formar recuerdos. Además, esto hace que estemos más irritables, con ansiedad y depresión. En personas jóvenes, incluso dificulta las relaciones con otras personas.

No descansar lo suficiente, también puede afectar a nuestro físico, ya que puede aumentar la tensión arterial e incrementar el riesgo de padecer obesidad, diabetes tipo 2 o enfermedades del corazón.

Ahora que ya sabemos lo importante que es descansar las horas que nuestro cuerpo necesita, debemos tomar las medidas necesarias para mejorar nuestros hábitos del sueño y asegurarnos de que disponemos del tiempo suficiente para descansar cada noche. Solo así podremos sentirnos más activo y productivos durante el día.

Medita

El estrés y la ansiedad en nuestro día a día se ha convertido en un problema que sentimos un gran porcentaje de la población. La meditación es una de las herramientas más eficaces para la felicidad. Pararse un momento al día, hacer un paréntesis en la rutina para coger aire, relajar la mente y tomar consciencia del presente en el que vivimos y que muchas veces pasa desapercibido por las prisas y la rutina, nos ayudará a dirigir toda nuestra atención de forma imparcial al momento presente, desarrollando una percepción solida de nuestro propio entorno. Con la meditación tomaremos conciencia de nuestros propios pensamientos y relajaremos tanto el cuerpo como la mente.

Disfruta al máximo de tu tiempo libre

Muchos estudios demuestran la importancia de disfrutar de nuestro tiempo libre. Es necesario fomentar actividades durante los días libres, de esta forma mantendremos una vida más saludable a nivel físico, mental emocional, personal y social.

Ocurre en muchas ocasiones que las personas se encuentran desorientadas con su tiempo libre y no saben qué hacer con él o de qué manera disfrutarlo. Por esto, debemos echar la vista atrás y pensar en que cosas hemos hecho en la vida que nos han producido placer o bienestar y comenzar a hacerlas de nuevo para volver a disfrutar de estas sensaciones. Lo importante no es la actividad que realicemos, sino que la hayamos elegido libremente, y con la intención, simplemente, de disfrutar de un rato libre y pasarlo bien.

Añadir un comentario

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos requeridos están marcados