¿MALA CIRCULACIÓN?

El sistema circulatorio es el conjunto de vasos sanguíneos que transportan la sangre desde el corazón hasta diferentes partes del cuerpo y la recogen para llevarla de nuevo al corazón. Su misión es transportar oxígeno y nutrientes a las células del cuerpo y recoger los productos de desecho. Por lo tanto, la circulación es el recorrido de la sangre por el cuerpo.

En ocasiones, la circulación de la sangre no se realiza de forma correcta, ocasionando diferentes problemas, lo que se conoce como mala circulación.

Conozcamos un poco más cuales son los síntomas y las causas de los problemas circulatorios y remedios naturales para la mala circulación.

 

¿Por qué tengo mala circulación?

La mala circulación es una dolencia muy común, que afecta a gran parte de la población. Las causas pueden ser variadas. Veamos algunas de las causas:

          · Mala alimentación y malos hábitos como el alcohol y el tabaco: una mala alimentación rica en grasas puede producir exceso de colesterol y triglicéridos. El exceso de colesterol y triglicéridos hace que estos se depositen en los vasos sanguíneos, estrechándolos y dificultando el paso de la sangre, ocasionando mala circulación. El alcohol y el tabaco producen radicales libres nocivos que afectan a la circulación.

          · Falta de hidratación. El agua forma parte de la sangre, si no estamos correctamente hidratados la circulación sanguínea puede verse afectada.

          · Hipertensión: la hipertensión provoca mayor presión de la sangre sobre los vasos sanguíneos, afectando a la circulación.

          · Falta de ejercicio. La falta de ejercicio y movimiento hace que la sangre circule de forma más lenta, ocasionando problemas, sobretodo en pies y piernas.

          · Obesidad y sobrepeso. A mayor volumen corporal mayor esfuerzo en el transporte de la sangre, dificultando la circulación.

          · Problemas en el corazón: los problemas cardiacos también ocasionan mala circulación, ya que la sangre no se bombea de forma adecuada.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas de la mala circulación son muy variados, y pueden variar según la persona. Conozcamos algunos de los síntomas de la mala circulación:

          · Cianosis: cuando alguna parte de nuestro cuerpo adquiere un tono azulado se conoce como cianosis, y es debido a que a esa parte del cuerpo no llega suficiente oxígeno de la sangre debido a la mala circulación. Ocurre sobretodo en la zona de los labios.

          · Edemas: Otro de los síntomas más característicos de la mala circulación es la formación de edemas. Consiste en la acumulación de líquido en las extremidades debido a que la sangre no se transporta correctamente.

          · Sensación de frío en las extremidades: al no llegar suficiente sangre, la temperatura de la extremidad afectada disminuye.

          · Sensación de hormigueo, picor y adormecimiento: Esto es debido a que la sangre no fluye correctamente por los vasos sanguíneos, provocando esa sensación.

          · Aparición de varices y arañas vasculares: La sangre no circula correctamente, lo que provoca que se acumule y dilaten las venas y vasos sanguíneos, provocando las varices y las arañas vasculares.

          · Hinchazón de manos y pies: Ocurre sobre todo en verano, ya que por el calor se dilatan las venas, provocando la hinchazón.

          · Dificultad para la cicatrización de heridas y aparición de úlceras: Las células encargadas de la cicatrización de heridas viajan a través de la sangre, por lo que si existe mala circulación estas células tienen mayor dificultad para llegar a la herida. Además, esto favorece la aparición de úlceras.

          · Sensación de cansancio: El transporte de oxígeno y nutrientes a las células se ve afectado por la mala circulación, provocando mayor cansancio.

Piernas cansadas

El síndrome de piernas cansadas es la sensación de pesadez en las piernas, acompañado en ocasiones de dolor y calambres en las mismas, así como hormigueo, picor e hinchazón. Ocurre al estar mucho tiempo de pie, al caminar o incluso en reposo. Este síndrome provoca sensación de malestar a las personas que lo sufren, disminuyendo su calidad de vida.

La principal causa de las piernas cansadas es la insuficiencia venosa y la mala circulación, que hace que la sangre no fluya correctamente, acumulándose líquido en las piernas y provocando estos síntomas.

El calor es otra de las causas más comunes, ya que debido al aumento de la temperatura las venas se dilatan y hace que se acumule más líquido.

Los cambios hormonales, la edad y malos hábitos de vida como la mala alimentación y el sedentarismo también pueden provocar el síndrome de piernas cansadas.

Vistas las causas y síntomas de la mala circulación y piernas cansadas, ¿qué podemos hacer para mejorar la circulación?

Una buena alimentación será la clave

Uno de los mejores remedios para la mala circulación es llevar una buena alimentación. La dieta tiene que ser rica y variada, siguiendo las pautas de la dieta mediterránea.

          · La dieta mediterránea es una dieta rica en alimentos de origen vegetal: verduras, frutas, legumbres, frutos secos, aceite de oliva virgen extra…

          · Las carnes deben ser bajas en grasas (pollo, pavo y conejo) y se debe limitar el consumo de carnes rojas y embutidos.

          · Se recomienda una dieta pobre en grasas saturadas, azúcares y precocinados, ya que contienen sustancias perjudiciales para la salud y que pueden empeorar la mala circulación, debido al depósito de esas grasas en los vasos sanguíneos.

          · Consumir entre 2 o 3 porciones de fruta y de 3 a 5 de verduras diarias nos aportará las vitaminas, minerales y antioxidantes necesarios para el correcto funcionamiento del cuerpo y del sistema circulatorio.

          · Consumir 1 o 2 veces a la semana legumbres, ricas en proteínas y otros nutrientes nos ayudará a estar saludables.

          · Evitar el consumo de salsas, cambiándolo por el uso de aceite de oliva virgen extra y especias (orégano, romero…)

          · Consumir pescado 3 o 4 veces por semana, ya que contienen proteínas y otros compuestos beneficiosos para la salud.

          · Cocinar a la plancha, hervido o vapor, evitando freír los alimentos.

          · Limitar el consumo de sal, ya que puede producir hipertensión y empeorar la mala circulación provocando retención de líquidos y edemas.

Además, existen algunos alimentos que nos pueden ayudar a mejorar la circulación:

          · Naranja y limón: la naranja y el limón son beneficiosos para la circulación por su contenido en vitamina C. La vitamina C es una vitamina antioxidante, y ayuda a la formación del colágeno, necesario para la formación y regeneración de los vasos sanguíneos, aportándoles a la vez mayor resistencia y elasticidad, favoreciendo la circulación.

          · Cúrcuma y jengibre: tanto la cúrcuma como el jengibre son ricos en antioxidantes, que ayudan a mejorar la circulación. Además, son antiinflamatorios, favoreciendo el paso de la sangre por los vasos sanguíneos.

          · Ajo: entre los efectos del ajo se encuentra su efecto anticoagulante, que ayuda a que la sangre sea más fluida y mejore su circulación.

          · Alimentos ricos en omega 3 como las nueces o el aceite de salmón: Los alimentos ricos en omega 3 ayudan a disminuir el colesterol y los triglicéridos, ayudando a evitar que estos se depositen en los vasos sanguíneos. Además, son antiinflamatorios, favoreciendo la circulación.

Como vemos, una buena alimentación es uno de los mejores remedios para la mala circulación. Además, existen también complementos dietéticos naturales que nos pueden ayudar. Veamos algunos de ellos.

Mejora la circulación con complementos dietéticos adecuados

Entre los remedios para mejorar la mala circulación están los complementos dietéticos naturales.

          · Castaño de indias: el castaño de indias es un árbol conocido como falso castaño utilizado como remedio para la mala circulación. Es rico en taninos, saponinas y flavonoides. Los flavonoides son antioxidantes útiles para tratar las hemorroides, las varices y la flebitis. Ayudan a la permeabilidad de los vasos sanguíneos y al flujo de sangre, mejorando la circulación. En Mel i Salut te recomendamos la toma de castaño de indias en forma de extracto, de mejor asimilación. Tomar 15 gotas 3 veces al día.

          · E.P.A: el E.P.A o ácido eicosapentanoico, perteneciente al grupo de los omega 3, es otro de los remedios que ayudan a la circulación debido a que ayudan a eliminar el colesterol y los triglicéridos, evitando que estos se depositen en los vasos sanguíneos dificultando la circulación. Además, su efecto antiinflamatorio reduce el dolor ocasionado por la mala circulación y favorece el flujo de sangre. Recomendamos la toma de 1 perla de 1000 mg al día, con la comida principal.

          · Perlas de ajo: como hemos comentado anteriormente, el ajo tiene efecto anticoagulante, ayudando a que la sangre circule mejor. Además, ayuda también en casos de hipertensión. En Mel i Salut tenemos perlas de ajo, una forma cómoda y rápida de beneficiarse de sus propiedades. Se recomienda la toma de 2 perlas de 1000 mg al día, en 2 tomas con las comidas.

          · Circulasan: es nuestro producto estrella. Combinado de hierbas beneficiosas para la circulación: extracto de orujo de uva, bioflavonoides, castaño de indias, polvo de hoja de vid roja, vitamina C y rusco. Estas hierbas son ricas en compuestos activos que mejoran la circulación sanguínea y ayudan a calmar los efectos negativos que conlleva la mala circulación. Se recomienda la toma de 3 cápsulas al día, repartidas en 3 tomas, con las comidas.

Así que a sabes, en Mel i Salut podrás encontrar estos remedios para la mala circulación y muchos productos más. Acércate y nuestras dietistas te asesoraran que producto es el más adecuado para ti.

Añadir un comentario

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos requeridos están marcados