PROPIEDADES DE LA MIEL DE ENCINA CON RECETA

En el blog de hoy vamos a profundizar en la Miel de Encina. A lo largo de este artículo comentaremos de dónde viene, cómo es y qué propiedades tiene para nuestra salud, así podremos obtener de este endulzante natural, todos los beneficios posibles.

 

La Encina

El nombre de la encina (Quercus sp.) proviene del celta Kaërquez, cuyo significado es árbol hermoso. La encina es el árbol ibérico por antonomasia, ya que se encuentra presente prácticamente en todas las provincias del territorio español, ocupando entre un 20-25 % de la superficie arbolada.

El hecho de que esté presente en toda la península ibérica se debe a su gran capacidad de adaptación a varios tipos de suelos, así como a la climatología mediterránea tan cambiante.

El fruto de la encina es la bellota, alimento empleado principalmente en ganadería, ya que por su valor nutritivo favorece el crecimiento de los animales. Os adelantamos que la bellota forma un papel fundamental en la obtención de la Miel de Encina.


Dónde se produce

Como mencionábamos anteriormente, la encina se puede encontrar prácticamente en todo el país. Sin embargo, hay provincias donde no hay o apenas hay encinas y encinares, como en Murcia, Alicante, Galicia en general y en las Islas Canarias.

Sin embargo, este árbol es muy abundante en las comunidades de Castilla La Mancha y Castilla León, Andalucía y principalmente en Extremadura. Por tanto, son en estas regiones donde podremos encontrar colmenas y zonas de producción de Miel de Encina.

 

Características organolépticas de la miel de encina

Ya hemos dejado caer que la bellota es muy importante para poder obtener la Miel de Encina. Esta miel es una miel de mielada o mielatos, es decir, la abeja no obtiene la miel a partir del néctar de la flor, sino que se obtiene a partir de las secreciones de los frutos de la encina, es decir, de las secreciones de las bellotas.

En términos generales, las mieles de mielada, son más oscuras y por tanto presentan un mayor contenido en minerales, lo que va a influir en nuestros cinco sentidos a la hora de degustar la miel y también en nuestra salud, como comentaremos posteriormente.

La Miel de Encina destaca por tener un color muy oscuro casi negro. Con respecto a su sabor, es fuerte, ya que no es tan dulce como otro tipo de mieles de variedad monofloral y colores más claros. Presenta un aroma malteado, intenso y persistente y también floral. Es una miel que tarda en cristalizar.

Propiedades y beneficios de la miel de encina

La miel de encina nos puede ayudar tomándola a diario si padecemos:

· Trastorno digestivo: la Miel de Encina es una miel astringente, por lo que es un alimento a considerar en el caso de que estemos atravesando procesos diarreicos, ayudándonos a disminuir la frecuencia de la diarrea y/o haciendo las heces más compactas. En este tipo de patologías, tiene un doble tratamiento como reconstituyente, ya que, al tratarse de una miel oscura, que como comentábamos, tiene un alto contenido en minerales, puede ayudarnos a que nuestro organismo reincorpore estos minerales que se han perdido debido al proceso de diarrea

· Trastorno respiratorio: para el tratamiento de tos, afecciones bronquiales, asma y estados catarrales, la Miel de Encina es el aliado perfecto.

· Déficit de hierro: ya sabemos que la Miel de Encina es rica en minerales, siendo uno de los mayoritarios el hierro. Por ello, el consumo de esta miel supone un extra de este mineral en personas que padecen anemia, ya sea por pérdidas durante la menstruación, hemorragias nasales…

Ahora que ya hemos mencionado para qué patologías podemos emplear la Miel de Encina, deberíamos mencionar también que nos permite tener un buen estado de salud en general, debido a su contenido en minerales. Por ejemplo, en periodo de crecimiento, sobre todo en el caso de los niños, el hecho de que este alimento nos suponga un aporte extra de energía y de sales minerales es muy positivo en este periodo de la vida.

Torrijas con miel de encina y brandy

Las torrijas pueden parecer un plato un poco desfasado, para alguna fiesta ocasional y sencilla. Sin embargo, empleando los ingredientes adecuados, se le puede dar una vuelta a esta receta. La Miel de Encina nos proporcionará a esta elaboración un dulzor único procedente de la miel, nos permite jugar con la presentación y aportar tonalidades más oscuras y un sabor extraordinario y totalmente diferente a las torrijas que solemos tomar.

· Ingredientes:

· ½-1L de leche

· 1 huevo

· Pan especial para torrijas

· La piel de 1 limón

· Azúcar moreno

· Brandy

· Miel de Encina

· Agua

· Canela en polvo

· Canela en rama

· Aceite de oliva

· Elaboración:

· Infusionar la leche, la piel de limón, la canela en rama y 2 cucharadas de azúcar moreno. No es necesario que esta mezcla hierva, solo que se caliente y salgan todos los aromas y sustancias del limón y la canela y queden en la leche. Dejar infusionar unos 10-15 minutos, removiendo con frecuencia para que no se pegue. Retirar del fuego y dejar que atempere.

· Cortar el pan especial para torrijas en rodajas de unos 2 cm de grosor e ir empapando en la mezcla de leche anteriormente elaborada. Es importante que no estén muy empapadas (que no gotee) porque si no se nos van a deshacer antes de freírlas.

· Batir el huevo, pasar las torrijas ya mojadas y freír en aceite de oliva. No hay que dejar que se frían mucho, ni tampoco dejarlas crudas: cuando estén doraditas por un lado, dar la vuelta y dorarlas por el otro. Al salir de una fritura, tendrán mucho aceite, lo que las hace algo pesadas, por lo que recomendamos dejarlas sobre papel absorbente para eliminar la mayor cantidad de aceite posible.

· En un cazo mezclar la Miel de Encina, con agua y brandy. La proporción aproximada sería 5 cucharadas de miel, 2 de agua y 1 de brandy… Aunque siempre se recomienda probar para ver las proporciones, hasta dar con la vuestra.

· Una vez fritas las torrijas, verter el almíbar elaborado anteriormente con la Miel de Encina, el agua y el brandy y adornar con un poco de canela si queremos. ¡ya tenemos listas nuestras torrijas!

Como veis la Miel de Encina es un regalo de las abejas, que además de estar deliciosa, nos ayuda a evitar o disminuir la sintomatología de ciertas patologías…Incorporándola a diario en nuestro desayuno, merienda o ya sea a través de postres, nos podremos beneficiar de todas sus propiedades. Desde Mel i Salut os animamos a que la probéis, ¡acercaos por alguna de nuestras tiendas y degustadla! ¡No os dejará indiferentes!

Añadir un comentario

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos requeridos están marcados