NUEVOS TRASTORNOS EN LA CONDUCTA ALIMENTARIA

¿Por qué no le damos importancia a los nuevos trastornos alimenticios?

En los últimos años han ido apareciendo nuevos trastornos alimenticios que, a pesar de no estar reconocidos en los libros científicos sobre trastornos, cada vez están apareciendo más en la sociedad.

Puede ser que no se les esté dando la importancia que tienen debido a que no forman parte de los llamados trastornos alimenticios y, por lo tanto, son desconocidos aún. Otras de las razones que pueden hacer que pasen desapercibidos es que no se dan cuenta de que lo padecen hasta estar en estados muy avanzados, por lo que socialmente no son identificables a simple vista.

A continuación, definiremos algunos de los nuevos trastornos de la alimentación.

La Permarexia

Se trata de la obsesión por contar las calorías ingeridas, así como por leer las etiquetas de cada alimento excluyendo aquellos que puedan engordar sin importar cuál es el beneficio nutricional para la persona. Se obsesionan con dietas estrictas bajas en calorías, consumen constantemente suplementos alimenticios que vienen dados por “dietas milagro” como diuréticos o alimentos dietéticos, y todo ello sin la supervisión de un profesional, se crean sus propias reglas y definen ellos mismos que es “bueno” y que es “malo” comer.

Es por ésta razón que quienes sufren de permarexia pueden llegar a estar malnutridos e incluso llegar a padecer importantes problemas de salud. Hay quienes la definen como el paso previo a trastornos como la anorexia o la bulimia.

La Bulimarexia

La bulimarexia incluye conductas típicas de la anorexia y la bulimia acompañado de cambios psicológicos y del comportamiento. La persona combina momentos de hiperactividad reduciendo el consumo de alimentos, como lo que sucede en la anorexia junto a atracones, más frecuente en la bulimia.

Éstas conductas suelen aparecer por presión social, modas o por la propia personalidad de la persona. Debido a la presión social, son las mujeres las que más frecuentemente pueden padecer la bulimarexia.

La Ebriorexia

Cuando llegan a la adolescencia, el alcohol en las juergas nocturnas se hace evidente. Hoy en día se conoce que el alcohol ingerido aporta una gran cantidad de calorías vacías que pueden aumentar de peso. Es por ésta razón que muchos adolescentes para compensar el alcohol ingerido en la fiesta del día anterior, restringen su ingesta alimenticia para así de algún modo compensar el exceso de calorías consumidas.

Un error muy común es que saben cuántas calorías aporta cada alimento y cuantas calorías les aporta las bebidas alcohólicas, sin embargo, desconocen lo que realmente están ingiriendo, es decir, la composición nutricional de los alimentos.

La Potomania

La potomania en ocasiones se relaciona con la anorexia, ya que éstas personas lo que hacen es beber grandes cantidades de líquidos de manera compulsiva en cortos periodos de tiempo creyendo que les está beneficiando a su cuerpo.

Las cantidades de líquido ingerido sobrepasan los 4 litros diarios los cuales sin darse cuenta pueden llevar a la persona a una hiperhidrosis grave o a una posible hipoglucemia. Se le ha de restringir la ingesta diaria a 1,5 litros.

La Vigorexia

También conocida como distrofia muscular o complejo de Adonis es un trastorno que aparece como consecuencia de la distorsión de la imagen corporal. Las personas que la padecen se perciben como demasiado delgados y con poca masa muscular. Se centran mucho en realizar ejercicio físico de forma continuada y exacerbada, no quieren alimentos grasos y toman mucha proteína e hidratos de carbono. Además de la alimentación, abusan de complejos proteicos, así como de anabolizantes derivados de la testosterona pudiendo causar efectos adversos como impotencia, acné, aumento de mamas, caída de cabello, cambios de humor, etc.

La Pregorexia

La pregorexia es un trastorno asociado a las embarazadas. En el embarazo, la mujer va experimentando ciertos cambios en el cuerpo, el más evidente es el aumento de peso, es por ésta razón que algunas embarazadas caen en éste tipo de trastorno alimenticio por el temor que tienen a engordar y de esa manera no mantener el cuerpo que tenían. Muchas veces la presión social con sus cánones de belleza y los medios de comunicación hacen que las mujeres embarazadas realicen conductas impropias en su estado.

Quienes la padecen, realizan conductas de purgas, restricciones calóricas y nutricionales, realización de ejercicio excesivo, muy peligrosas para la salud tanto de la madre como para el niño.

La Ortorexia

Las personas son cada vez más conscientes de la mala alimentación, sin embargo, el obsesionarse por una buena dieta, puede llegar a ser contraproducente. Es el caso de la ortorexia, se define como la adicción a la comida saludable. Es un trastorno capaz de deteriorar la salud física y psicológica a causa de una obsesión o preocupación excesiva por la salud. Si por algún motivo ingieren el tipo de alimento que consideran perjudicial, sienten culpabilidad y frustración. El aspecto de su vida que más influenciado se torna es el social puesto que comer fuera de casa implica no tener controlado todo lo que se ingiere, por lo tanto, prefieren quedarse en casa.

La Megarexia

La megarexia viene a ser el lado opuesto de la anorexia, las personas se ven delgadas o incluso muy delgadas a pesar de que su índice de masa corporal excede de lo normal. Es un trastorno de origen psicológico y con importantes consecuencias para la salud, como diabetes, hipercolesterolemia, enfermedades cardiovasculares, etc.

La Diabulimia

La diabulimia aparece en personas que recientemente han sido diagnosticadas con diabetes tipo 1 insulinodependientes. Lo que hacen estas personas es no inyectarse la dosis que les toca de insulina para tratar de bajar de peso lo cual se convierte en una conducta muy adictiva.

Ésta conducta puede llevar a graves peligros de salud como la desintegración de huesos, problemas neuropáticos, fallos renales, coma e incluso la muerte.

El Síndrome del comedor nocturno

Es un síndrome en el cual la persona ingiere más del 25% del total de las calorías diarias por la noche, por la falta de sueño y por la falta de apetito por la mañana con poca o nula ingesta de alimentos para desayunar. Después de cenar suele ser cuando tomar además el 50% del total calórico.

Éste trastorno puede provocar ansiedad, no poder dormir o levantarse varias veces durante la noche, síndrome de piernas inquietas, apnea o aumento de peso. Suele aparecer en personas con baja autoestima o depresión.

El Síndrome del descontrol alimenticio

Es un síndrome caracterizado por atracones sin conductas compensatorias o purgativas ni distorsión de la imagen corporal. Los atracones aparecen varias veces a la semana, en cantidades importantes sin control, comen solos por vergüenza y sin tener hambre.

Añadir un comentario

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos requeridos están marcados