¿PROBLEMAS DE ARTROSIS? RESUÉLVELOS CON PRODUCTOS NATURALES

Causas o factores de riesgo de la Artrosis

Antes de hablar de sus causas o factores de riesgo, deberíamos saber que es y en que consiste esta enfermedad. Como muchos ya sabréis, la artrosis es una patología crónica que lesiona el cartílago articular, el cual recubre todas las articulaciones de nuestro cuerpo. La artrosis se puede dar en diferentes partes del cuerpo, aunque las mas frecuente entre la población suelen ser la artrosis de manos y la artrosis de rodillas.

El origen de la artrosis puede ser multifactorial, es decir, por factores genéticos, por factores ambientales o incluso debido a la suma de ambos.

          · Por motivos genéticos: No es una enfermedad hereditaria, pero si tiene un componente de riesgo genético. Esto es muy característico en la artrosis de las manos, ya que muchas personas que la padecen, recuerdan que su madre o su abuela también tenían los dedos de las manos con las mismas características que ellos.

          · Por exceso de peso u obesidad: La obesidad y la artrosis son dos factores que normalmente siempre andan de la mano, ya que, tener exceso de peso conlleva que las articulaciones sufran una sobrecarga y con ello padecer un mayor desgaste articular.

          · Actividad física intensa o trabajos con posturas repetidas o forzadas. 

 

Síntomas de la Artrosis

 Después de esto, la pregunta es ¿Cómo sé si padezco de artrosis?. Pues muy sencillo, debemos estar muy alerta si nuestro cuerpo manifiesta alguno de los siguientes síntomas:

          · Dolor: El dolor es el síntoma más común en las personas que sufren artrosis. De golpe a repente, acciones rutinarias como levantarse y peinarse, abrir un bote de tomate o mermelada o simplemente salir caminando para ir al trabajo, nos ocasiona dolor y malestar en la articulación donde exista el problema, que normalmente suele ser como hemos comentado antes, en las rodillas, las manos y las caderas.

          · Inflamación o hinchazón: Con la artrosis, también pueden aparecer procesos inflamatorios y edemas, por la acumulación de líquido alrededor de la articulación afectada.

          · Rigidez y crujidos: La rigidez y el crujido son otras de las características más típicas y comunes de la artrosis. Tanto la rigidez como el crujido, se suele dar cuando se esta un tiempo inactivo, por ejemplo, cuando permanecemos durante un tiempo sentados, al levantarnos y ponernos en funcionamiento, es cuando se puede observar que la articulación permanece rígida y se produce algún crujido. Esto se debe fundamentalmente al roce de los extremos de los huesos, debido a la falta o degeneración del cartílago que los recubre.

          · Deformidad: Esta sintomatología de deformidad ósea debido a la degeneración de cartílago, se da fundamentalmente en la artrosis de las manos, afectando a los huesos de la misma.

 

Prevención de la Artrosis

 Aunque sabemos que la edad es uno de los factores de riesgo mas acentuado que hay en el proceso de la artrosis, es muy importante tomar medidas preventivas cuando se es joven, para intentar no padecerlo en un futuro.

Algunas de las medidas que debemos tener en cuenta son:

          · Evitar el sobrepeso, llevando una dieta variada y equilibrada. Desde Mel i Salut os animamos a que conozcáis y llevéis a cabo la dieta mediterránea, compuesta por alimentos saludables y sobre todo de nuestra tierra.

          · La inactividad física conlleva a que a largo plazo sea más fácil padecer esta enfermedad. Por ello, es muy importante realizar ejercicios aeróbicos a menudo, para ayudar a mantener la integridad articular en buena forma.

          · La educación postural es una medida fundamental en la prevención de la artrosis. Debemos evitar posturas inadecuadas, ya sea mientras se esta trabajando, practicando algún deporte o incluso viendo la televisión. 

 

Ejercicios para mejorar la Artrosis de la manos

 El ejercicio moderado y continuado con frecuencia puede ser la mejor herramienta tanto para prevenir la artrosis de manos, como para frenar su avance. A continuación, os describimos algunos ejercicios para que los podáis poner en práctica:

          · Hacer un puño: Para comenzar debéis extender la mano izquierda y a continuación empuñar la mano, colocando el dedo pulgar hacia la parte exterior de la mano. Abrir y cerrar la mano al menos 10 veces. Después realizar el mismo ejercicio con la mano derecha.

          · Dedo pulgar hacia arriba: Colocar la mano izquierda apoyando el dedo meñique en la mesa, a continuación, cerrar la mano en forma de puño y levanta el dedo pulgar hacia arriba. Mantener esta posición durante unos segundos y volver a comenzar de nuevo. Repetir el ejercicio 10 veces, con las dos manos.

          · Doblar los dedos: Extender la palma de la mano izquierda y dobla el dedo pulgar lo máximo que se pueda, hacia arriba y hacia abajo. A continuación, repetir el ejercicio varias veces con todos los dedos de las manos. Recordar que los ejercicios se deben realizar con las dos manos.

 

 

Productos Naturales para reducir el dolor de Artrosis

 Es muy importante que sepáis que existen infinidad de productos, plantas y combinación de alimentos que nos pueden ayudar a reducir o disminuir el dolor de la articulación o articulaciones afectadas. A continuación, detallaremos algunos de los productos más utilizados hoy en día para calmar el dolor que provoca la artrosis en las manos.

          · Jengibre (Zingiber oficinales): El jengibre es una planta muy recomendada para todo tipo de inflamaciones y especialmente para la artrosis, debido a varios compuestos que se encuentran de forma natural en dicha planta. El jengibre lo podemos tomar en forma de infusión utilizando la raíz seca de jengibre, añadir el jengibre seco en polvo a las comidas o tomarlo en cápsulas.

          · Harpagofito (Harpagophytum precumbens): Esta planta quizás sea la mas utilizada para todo tipo de dolores articulares, ya que su propiedad fundamental es antiinflamatoria y analgésica. El harpagofito lo podemos tomar en comprimidos o usarlo en forma de crema o ungüento aplicándolo sobre la articulación en la que se sufre el dolor.

          · Ácidos Omega 3: El Omega 3 es un tipo de grasa poliinsaturada que se adquiere a través de la alimentación o en suplementos alimenticios, ya que nuestro organismo no puede producirlo por sí solo (de ahí que se considere un ácido graso esencial). Los ácidos grasos Omega 3 una vez absorbidos por el cuerpo, genera sustancias que tienen potentes propiedades antiinflamatorias. Generalmente se puede tomar en forma de cápsula de gel, es decir, en formato perla.

Ahora que ya sabéis un poquito más a cerca de esta enfermedad, si conoces algún familiar o amigo que la padezca, no dudes en consultar nuestra página web www.melisalut.com. En ella encontraras todos estos productos naturales y muchos más…

Los comentarios están cerrados.