PROPÓLEO NATURAL VS. PROPÓLEO EN GOTAS

El Propóleo

El término “Propóleo” procede del griego “pro polis”. ‘Pro‘ significa delante de y ‘polis‘ ciudad. Su etimología hace alusión a una de las finalidades del propóleo y es la de ser el modo natural de defensa de la colmena ante cualquier posible enemigo.

El propóleo es una sustancia resinosa, gomosa, dura y quebradiza. Se forma gracias a la interacción de las abejas con el medio ambiente, ya que estas salen fuera de la colmena y reciclan un 50% de resina y bálsamos provenientes de los árboles, un 30% de cera, 10% de aceites esenciales, 5% de materiales y minerales orgánicos, y 5% del polen de las flores.  Se ablanda y se vuelve pegajosa cuando recibe más de 15 grados. Y cuando recibe más de 60 o 70 grados se vuelve líquida. Es de olor dulce.

El propóleo parece tener actividad contra las bacterias, los virus y los hongos. También podría tener efectos anti-inflamatorios en la piel y ayudar a la piel a sanar.

Las abejas construyen con él su colmena, rellenan grietas y endurecen las celdillas del panal. Lo utilizan para sellar, barnizar, sanear y, en definitiva, proteger la colmena. Con el ser humano funciona de la misma manera, ya que nos previene de resfriados, catarros, afecciones de garganta y cutáneas e, incluso, las caries y las aftas bucales. Las abejas son tan sabias como la propia naturaleza y han convertido al propóleo o própolis en un escudo para su casa, la colmena, pero también para nosotros… ¡Otro motivo para estar muy agradecidos a estos pequeños insectos!

Debido a su efecto antibacteriano y antifúngico, ayuda a mantener la asepsia de la colmena y permite embalsamar los cadáveres de intrusos difíciles de expulsar debido a su gran tamaño (ratas, lagartos, serpientes). Mezclándolo con ceras, tierra, arena y restos vegetales, consiguen evitar la entrada de otros insectos enemigos y además protegen la colmena de frío intenso o fuerte viento.

Desde tiempos remotos, el propóleo se ha utilizado en la curación de heridas y el tratamiento de caries e infecciones de boca y garganta, por su actividad antiséptica y bactericida. Podríamos destacar su acción antibacteriana, antifúngica, antiviral, antiinflamatoria, anestésica local, antioxidante y cicatrizante. La mayoría de estas propiedades del propóleo son atribuidas a la presencia de flavonoides.

El propóleo es un producto que actualmente se puede encontrar de maneras muy diferentes.

Ventajas del Propóleo Natural

Al igual que sucede con la miel, la composición del propóleo natural varía en función del lugar en el que se encuentren las abejas que lo fabrican y los tipos de plantas que usen para este fin.

El Propóleo Natural es el más concentrado de todos sus formatos ya que no pasa por ningún proceso de fabricación que pueda dañar su pura composición. Normalmente suele contener cera, resinas, aceites esenciales, minerales, polen y vitaminas del grupo B y provitamina A. A todo esto, hay que añadirle que el própolis también posee otras sustancias como ácidos fenólicos y orgánicos, además de flavonoides y aldehídos.

El Propóleo Natural se mastica como si fuera un chicle. Conviene blandear el trocito pero no estrujar para que no se meta entre las muelas o se pegue al paladar. Hay que blandearlo con bastante saliva, y manteniéndolo todo el tiempo posible en la boca.

Cuando elegir Propóleo Natural

El Propóleo Natural en trocitos,  es particularmente eficaz para aliviar las molestias de garganta, ya que toda la sustancia con sus principios activos es liberada directamente en esta zona. Algunas de las personas que más consumen el propóleo en su forma natural son los profesores, cantantes y personas que utilizan su voz y su garganta para trabajar en el día a día. Este actúa proporcionando alivio de los síntomas y otorgando un poder antiinflamatorio. También se utiliza para molestias bucales (infección).

Ventajas del Propóleo en gotas

El propóleo es un producto que en la actualidad se puede encontrar de maneras muy diferentes. Además del propóleo en su forma natural, también podemos encontrar el Propóleo en gotas, en forma de extracto o en forma de tintura.

El extracto de Propóleo debe ser utilizado de acuerdo al problema a tratar, y la posología dependerá de la concentración del producto, de la edad y del sitio donde se aplique, entre otros. Por esto, se deben seguir las instrucciones del fabricante. La dosis recomendada de propóleo por vía oral en humanos es de 5 mg/kg de peso al día. Por ejemplo, si una persona pesa 70kg, puede tomar una dosis de 350mg/día de propóleo.

La tintura de propóleo se prepara con propóleo y alcohol etílico de 70°, pudiendo varias desde un 5% hasta un 30% de alcohol dependiendo del uso que se le quiera dar a la tintura. Después de ser mezclados los ingredientes, durante unos 15 días ha de ser guardado en un lugar sin luz, agitándose dos veces al día. Después de estos 15 días, se filtra y se almacena en un frasco oscuro con pipeta de goteo. Esta forma del propóleo no sería recomendable en niños menores de 12 años de edad.

La tintura y el extracto de propóleo pueden ser utilizados de varias formas como: aplicar unas gotas sobre las heridas, se pueden diluir unas gotas en un té, agua, zumo…, o se pueden aplicar unas gotas directamente en la garganta.

Cuando elegir el Propóleo en gotas

En casos de gripe, laringitis, tos, bronquitis, asma bronquial, anginas inflamadas, gastritis, colitis, dermatitis causadas por hongos, heridas, raspones, etc.

Se deben tomar unas 10 gotas diluidas en un poco de agua, tres o cuatro veces al día. En caso de infección por bacteria resistente, se puede tomar directamente en la boca, de 5 a 10 gotas, dos o cuatro veces al día o también se puede aplicar directamente en las heridas para su curación. Cuando la gripe comienza, es muy eficaz tomar el propóleo cada hora, hasta experimentar mejoría. Está comprobado que el propóleo, acorta la vida del virus de la gripe.

Conclusión

La conservación del propóleo no requiere ninguna acción especial. Lo ideal es guardarlo en un lugar fresco y seco protegido de la luz y de los cambios bruscos de temperatura. El objetivo es consumirlo fresco sin que pierda ni un ápice de sus propiedades y beneficios.

El formato más natural y que conserva todos los ingredientes y propiedades es el Propóleo Natural en trocitos… por eso siempre que podamos sería interesante consumirlo de esta forma.

Una de las ventajas que tendría el propóleo en gotas frente al propóleo natural en trocitos es que puede consumirse directamente en la boca o mezclarse con jugos o en infusiones, sin necesidad de tener que masticarlo, ya que, para algunas personas, y sobre todo para los niños, su sabor es demasiado fuerte.

Podríamos decir que cualquiera de los dos formatos de propóleo presentados, son grandes aliados contra resfriados, gripes, infecciones o inflamación de garganta, fortalecientes del sistema inmune, etc. Solo debemos tener en cuenta para que lo necesitamos y que forma de ingerirlo es la más adecuada según nuestra necesidad.

37 respuestas

Añadir un comentario

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos requeridos están marcados