¡QUE HORROR DE PESADILLAS!

Que son las pesadillas?

Una pesadilla es un sueño perturbador relacionado con sentimientos negativos como el miedo o la ansiedad, que nos despierta. Las pesadillas son frecuentes en los niños, pero pueden suceder también en adultos, y por lo general, no hay motivos para preocuparse por las pesadillas ocasionales.

Los niños pueden comenzar a tener pesadillas entre los 3 y los 6 años, y suelen disminuir después de los 10 años. Además, las chicas adolescentes y adultas jóvenes, parece tener pesadillas con mayor frecuencia que los hombres. Algunas personas las tienen en la edad adulta o durante toda la vida.

Si bien las pesadillas son algo frecuente, el trastorno de pesadillas es relativamente poco frecuente. Se habla de “trastorno de pesadillas” cuando las pesadillas ocurren con frecuencia, ocasionando angustia, alterando el sueño, provocando problemas de funcionamiento durante el día o generando temor a la hora de ir a dormir.

Algunas de sus causas

Es más probable tener pesadillas durante la segunda mitad de la noche y pueden ocurrir con más o menos frecuencia, incluso varias veces por noche. Los episodios suelen ser breves, pero provocan que nos despertemos y en ocasiones, dificulta que nos podamos volver a dormir. Una pesadilla puede tener estas características:

          · El sueño parece vivido y real y es muy angustiante. A menudo se vuelve más inquietante a medida que se desarrolla.

          · Por lo general, la trama del sueño está relacionada con amenazas a la seguridad o la supervivencia, pero puede estar relacionada con otros temas inquietantes.

          · El sueño nos despierta.

          · El sueño nos hace sentir atemorizados, ansiosos, enfadados, tristes o hastiados.

          · Nos sentimos transpirados y el corazón nos late rápidamente mientras estamos en la cama.

          · Podemos pensar con claridad al despertarnos y recordar detalles del sueño.

          · El sueño nos provoca angustia y nos impide volver a dormir con facilidad.

Las pesadillas se consideran un trastorno si presentas:

          · Ocurrencias frecuentes.

          · Mucha angustia o problemas durante el día, como ansiedad o temor persistente o ansiedad a la hora de dormir por temor a tener otra pesadilla.

          · Problemas de concentración o memoria. No podemos dejar de pensaren las imágenes de los sueños.

          · Somnolencia durante el día, fatiga o falta de energía.

          · Problemas de desempeño en el trabajo, en la escuela o en situaciones sociales.

          · Problemas de conducta relacionados con la hora de dormir o miedo a la oscuridad.

Los niños que sufren trastorno de pesadillas, puede tener alteraciones del sueño y angustiar considerablemente a los padres o a las personas responsables de su cuidado.

No se conoce la causa exacta de las pesadillas. Pero, hay muchos factores que pueden desencadenar las pesadillas, como:

          · Estrés o ansiedad: A veces el estrés común de la vida diaria, como un problema en casa, en la escuela o trabajo, puede desencadenar en pesadillas. Un cambio importante, como una mudanza o la muerte de un ser querido pueden tener el mismo efecto. La ansiedad está relacionada con un mayor riesgo de tener pesadillas.

          · Traumatismo: las pesadillas son frecuentes después de un accidente, una lesión, un abuso sexual o físico u otro evento traumático, sobre todo en las personas que padecen trastorno de estrés postraumático.

          · Privación del sueño: Los cambios de horario del sueño, producen un sueño irregular, reducen la cantidad de sueño y puede aumentar el riesgo de tener pesadillas. El insomnio está vinculado con un mayor riesgo de padecer pesadillas.

          · Medicamentos: ciertos antidepresivos, betabloqueantes, medicamentos para tratar la enfermedad del Parkinson, la presión arterial o para dejar de fumar, pueden desencadenar en pesadillas.

          · Abuso de sustancias: el alcohol, el uso de drogas recreativas o la abstinencia, pueden ocasionar pesadillas.

          · Otros trastornos: la depresión y otros trastornos de salud mental pueden estar relacionados con las pesadillas. Las pesadillas pueden ocurrir junto con algunas enfermedades, como enfermedad cardíaca o cáncer. El hecho de tener otros trastornos del sueño que interfieren con el descanso adecuado, puede estar relacionado con tener pesadillas.

          · Libros y películas de terror: Para algunas personas, leer libros o ver películas de terror, especialmente antes de dormir, puede ocasionar pesadillas.

Medicamentos

Es poco frecuente que se utilicen medicamentos para tratar las pesadillas. Sin embargo, se pueden recomendar medicamentos para tratar las pesadillas intensas relacionadas con el trastorno de estrés postraumático. Si las pesadillas son un problema para ti o para tu hijo, prueba estas estrategias:

          · Fija una rutina regular y relajante para antes de ir a dormir. Es importante tener una rutina consistente para acostarse. Realiza actividades tranquilas como leer libros, resolver rompecabezas o tomar un baño tibio antes de ir a la cama. Los ejercicios de meditación, respiración profunda o relajación también pueden ayudar. Además, la habitación debe ser un lugar cómodo y tranquilo para dormir.

          · Ofrecer tranquilidad. Si los más pequeños tiene problemas con las pesadillas, debemos mantener la calma, ser pacientes y reconfortantes. Cuando el niño se despierte de una pesadilla, debemos reaccionar rápidamente y tranquilizarlo en su cama. Esto puede prevenir futuras pesadillas.

          · Hablar sobre el sueño. Lo mejor es que el niño describa la pesadilla. ¿Qué sucedió? ¿Quién estaba en el sueño? ¿Por qué te causaba miedo? Luego, le recordaremos que las pesadillas no son reales.

          · Controlar el estrés. Si el estrés o la ansiedad son un problema, lo mejor es practica algunas actividades simples para aliviar el estrés, como la respiración profunda o la relajación. Si es necesario, un profesional de salud mental puede ser de ayuda.

          · Proporcionar medidas reconfortantes. Para los niños, puede ser más seguro dormir con su peluche favorito, su manta favorita u otro objeto reconfortante. También, dejar la puerta abierta de su habitación durante la noche, para que no se sienta solo.

          · Utiliza una luz de noche. Coloca una luz de noche en la habitación para que cuando el niño se despierte durante la noche, tenga algo de luz y no vea solo oscuridad.

Libros y películas de terror

Tener pesadillas la noche que vimos una película de terror es una de las razones por las que muchas personas evitan este género. Estudios realizados alrededor del mundo arrojan que las películas no son precisamente las culpables de tener terror en las pesadillas. El origen de las pesadillas viene de un momento emocional débil por diversos factores como el estrés, el alcohol, cenar muy pesado, algún ruido o hechos traumáticos por los que podemos haber pasado. Las películas de terror pueden ocasionar pesadillas principalmente si la persona que la ve está en situación vulnerable, sobre todo por falta de sueño y estrés.

El inconsciente elige imágenes y situaciones de las películas que se relacionan con otros hechos vividos y los almacena, manifestándose en los momentos de vulnerabilidad de la persona a través de las pesadillas. Los niños son los más propensos a sufrir pesadillas después de ver una película de terror, ya que esas imágenes estimulan su imaginación (especialmente si se van a dormir en un cuarto oscuro).

Lo que sí que pueden generar las películas de terror son “terrores nocturnos”, es decir, miedo al levantarse al baño solo, tener que encender todas las luces para no enfrentarse a la oscuridad, querer dormir acompañados y tener la necesidad de escuchar y ver imágenes relajantes para olvidar el impacto de la película.

¿Son positivas o negativas para nuestro cuerpo?

Cuando soñamos con situaciones que nos dan miedo, esos sueños nos ayudan a procesar las emociones de manera que la reacción del cuerpo no sea tan intensa y podamos lidiar con la situación de una manera más controlada y tranquila.

Las emociones en los sueños y la vigilia, involucran sustratos neuronales similares y corroboran un vínculo entre los procesos emocionales que ocurren durante el sueño y las funciones cerebrales emocionales durante la vigilia. Podemos decir que los malos sueños son un ensayo general que nos prepara para enfrentarnos al trauma, al dolor o a las peores situaciones que, tarde o temprano, viviremos en nuestra etapa de vigilia.

Los Mejores Productos Naturales que te ayudarán a tener dulce sueños

Uno de nuestros productos estrella creado para aportar un poco de relax a nuestro cuerpo es el ApiRelax, una combinación de plantas relajantes, con miel y un toque de zumo de limón. Es un alimento elaborado con ingredientes 100% naturales: 84% Miel de azahar, 10% zumo natural de limón, 3% de Melisa y 3% de Pasiflora. No contiene azucares añadidos y tiene un sabor dulce, con un claro componente ácido muy marcado.

Lo podemos utilizar para relajarnos antes de acostarnos, después de cenar o durante el día. Lo podemos tomar como un jarabe (1 o 2 cucharadas al día) o en infusión (una taza de agua caliente o leche, 1 o 2 cucharadas y mezclarlo). Gracias a ApiRelax conseguiremos relajarnos de forma natural y con productos naturales antes de dormir, para evitar tener momentos de estrés que nos provoquen pesadillas por la noche.

Otra opción para relajarnos antes de dormir seria tomar melatonina unos 30 minutos antes de acostarnos, bien en comprimidos o en gotas, de la forma que nos sea más cómoda. Esta hormona nos ayudará a conciliar el sueño y a evitar situaciones de estrés cuando estemos ya dormidos, así evitaremos tener pesadillas o despertarnos muchas veces en la noche. Conseguiremos un descanso saludable y más duradero.

Con uno de estos dos productos, o con ambos, conseguiremos relajarnos, reducir situaciones de estrés o ansiedad antes de dormir y poder conciliar el sueño de forma saludable. Descansar es otro factor muy importante en nuestra salud y por ello debemos cuidarnos utilizando productos naturales que nos ayuden a relajarnos y cuidarnos antes de dormir.

Añadir un comentario

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos requeridos están marcados