SI ESTÁS EN TU PESO IDEAL, EVITA EL EFECTO YO-YO

Una dieta adecuada lo que hace es que aporta todos los nutrientes necesarios, pero menos energía de la que consumimos, de forma que nuestro cuerpo utiliza como energía las grasas almacenadas.

Cuando se hace bien una dieta, los kilos perdidos no se recuperan fácilmente y no se produce el efecto yo-yo. Mantener el peso no significa estar siempre a dieta, lo importante es no abandonar los hábitos dietéticos saludables aprendidos durante la dieta.

¿Qué es el efecto yo-yo?

El efecto yo-yo o efecto rebote, consiste en una pérdida de peso muy pronunciada que posteriormente hace engordar a una persona el mismo peso que ha perdido durante una dieta de adelgazamiento o incluso más, una vez se abandona la dieta o no se sigue estrictamente.

Casi siempre es consecuencia de realizar una dieta milagro. Estas dietas milagro se caracterizan por ser muy bajas en energía y desequilibradas, priorizando normalmente un solo alimento o nutriente y prometiendo resultados positivos de forma rápida, fácil y efectiva.

¿A qué se debe?

Existen algunos aspectos que pueden explicar el efecto yo-yo que se produce al seguir alguna de las conocidas “dietas milagro”:

          · En este tipo de dietas, primero que nada, el organismo lo que hace es ralentizar el metabolismo para gastar menos y así aprovechar al máximo los pocos nutrientes que le llegan y además intenta almacenar la mayor cantidad posible en forma de grasa.

          · El peso perdido en tan poco tiempo se debe principalmente a la pérdida de agua (deshidratación) y glucógeno (glucosa almacenada en hígado y músculo), manteniéndose los depósitos de grasa corporal, que son los que realmente importan cuando se quiere perder peso. Tanto el agua como el glucógeno, son esenciales para un correcto funcionamiento del organismo y el cuerpo lo recupera inmediatamente.

          · También se produce una pérdida de masa muscular ya que el organismo obtiene ciertos nutrientes que no consigue a través de la alimentación y por lo tanto un menor consumo de calorías por parte del músculo.

          · En este tipo de dietas, no hay un proceso de reeducación alimenticia y la persona no aprende a comer adecuadamente y vuelve a sus hábitos iniciales que son los que le llevaron al sobrepeso. Además, las personas terminan la dieta con un poco de ansiedad por todas aquellas cosas que no han podido comer mientras estaban a dieta y entonces empiezan a comer todo aquello prohibido.

          · Cuando termina la dieta, el organismo está en modo ahorro, de forma que cuando empieza a recibir de nuevo alimento, empieza a guardar. Como el metabolismo está ralentizado y hay menos masa muscular, la quema de calorías es menor y, por tanto, de forma rápida vuelven a aumentar las reservas de grasa.

Tips para evitar el efecto yo-yo durante la dieta

Cuando se inicia una dieta de adelgazamiento y durante su seguimiento, es importante tener claros algunos aspectos que evitarán que aparezca el efecto yo-yo:

          · Primero que nada, lo más importante es acudir a un buen profesional como son los dietistas y nutricionistas que elaborarán un plan dietético personalizado, ya que la dieta debe ser personalizada y debe adaptarse en cantidades y en horarios a la persona que vaya a realizarla.

          · Al empezar una dieta, deben definirse unos objetivos alcanzables y realistas junto con el dietista. Siempre hay que tener presente el planteamiento inicial en aquellos momentos de desmotivación o dificultad.

          · Hay que entender que es mejor perder el peso poco a poco, de esta manera se mantiene mejor. Es importante tener paciencia y no querer conseguir resultados en poco tiempo.

          · No se debe pasar hambre, ello puede llevar a que aumente la ansiedad o la apetencia por ciertos alimentos no recomendados que lleve a la persona a saltarse la dieta.

          · No se deben de eliminar los hidratos de carbono por completo (arroz, pasta, patata, pan).

          · Debemos de entender el concepto de dieta como un hábito de alimentación saludable, comiendo alimentos sanos y cocinados de forma más ligera que nos permitan igualmente disfrutar de la comida.

          · Compaginar la vida social con la dieta, pero con moderación. Cuando se coma fuera de casa, elegir el plato más saludable, controlar las cantidades, reducir o evitar la ingesta de bebidas alcohólicas o azucaradas y evitar el dulce.

          · Compensar los excesos con comidas o cenas más ligeras pero equilibradas y con ejercicio físico.

          · Terminar las dietas con una pauta de mantenimiento donde la dieta ya no sea hipocalórica.

          · Cambiar los hábitos y mantenerlos, no volver a comer lo de antes.

Tips para evitar el efecto yo-yo después de la dieta

Para mantener el peso no debemos de estar siempre a dieta. Lo importante es no abandonar los hábitos dietéticos saludables aprendidos y que nos han ayudado a regular el peso. Algunos consejos para evitar el efecto yo-yo después de una dieta son:

          · Hacer las 5 comidas al día, no saltarse ninguna ingesta y evitar las restricciones desequilibradas.

          · Beber de 1.5 a 2 litros de agua al día.

          · Controlar la cantidad de aceite, preferiblemente consumir aceite de oliva.

          · Evitar fritos, gratinados, rebozados, comida precocinada. Optar por técnicas culinarias sencillas y ligeras.

          · Tomar lácteos desnatados.

          · Comer cereales integrales (pan, pasta, arroz) ya que nos aportan fibra que nos ayuda a saciarnos.

          · No utilizar azúcar para endulzar y optar por la miel o la stevia.

          · Consumir frutas y verduras de temporada.

          · No descuidar la ingesta de pescado blanco.

          · Compensar los excesos con comidas o cenas más ligeras pero equilibradas y con ejercicio físico.

          · Mantener los hábitos alimenticios aprendidos.

Es importante saber que no existe la dieta milagro. Una dieta adecuada de adelgazamiento aporta todos los nutrientes, pero menos energía de la que se consume, de forma que el cuerpo quema (utiliza) las reservas de grasa, que es lo que sobra.

Hemos podido ver que hacer restricciones drásticas pasan factura a nuestro organismo. Lo ideal es seguir una dieta equilibrada y con un aporte de energía que se ajuste a cada persona, para perder peso de forma saludable y paulatina.

En nuestras tiendas Mel i Salut, ofrecemos servicio de Nutrición y Dietética formado por profesionales con titulación universitaria en Nutrición Humana y Dietética, que plantean una dieta personalizada y enseñan a modificar los hábitos alimenticios inadecuados hacia unos hábitos alimenticios saludables. El cambio de hábitos es lo que garantiza el mantenimiento del peso evitando el efecto yo-yo.

Añadir un comentario

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos requeridos están marcados